Colau deja a Juan Carlos I sin plaza en Barcelona

La confluencia de Diagonal con paseo de Gracia recupera el nombre popular de Cinc d’Oros en el marco de la Primavera Republicana

La nueva plaza del Cinc d’Oros
La nueva plaza del Cinc d’Oros

En el marco de la Primavera Republicana, que celebra el aniversario de la proclamación de la Segunda República, el Ayuntamiento recuperó ayer el nombre popular de la plaza del Cinc d’Oros en sustitución de Juan Carlos I.

En el marco de la Primavera Republicana, que celebra el aniversario de la proclamación de la Segunda República, el Ayuntamiento de Barcelona recuperó ayer el nombre popular de la plaza del Cinc d’Oros en sustitución de Juan Carlos I. Así, la confluencia de Diagonal con paseo de Gracia rescata la denominación que tenía a principios del siglo XX. El origen de este nombre popular fue la instalación de una rotonda central y cuatro isletas alrededor que recordaba la figura del cinco de oros en la baraja española.

La plaza, en cualquier caso, ha sido protagonista de los cambios históricos que ha vivido la ciudad. En 1931 se erigió en la rotonda central una estatua dedicada a la República, encabezada por la estatua Llama, de Josep Viladomat. Pero en 1939, el ayuntamiento franquista eliminó los componentes republicanos del monumento y encargó a Federic Marès una escultura alusiva al triunfo militar, que perduró hasta 2011.

Para celebrar el cambio de denominación, aprobado oficialmente una vez completado el expediente, ayer se organizó un acto institucional presidido por el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. También asistieron el concejal de Gràcia, Eloi Badia, y la del Eixample, Montserrat Ballarín. En el acto actuaron Quico Pi de la Serra y el armonista Juan Pablo Cumelles, que interpretaron «La marsellesa» y «Els segadors». Además, también desfilaron los gigantes Paz y Libertad y la gigante el Ocellaire del Eixample.

Durante su intervención, Pisarello afirmó que «hoy celebramos una fiesta plural y diversa porque el significado del republicanismo era el de una fiesta popular. La República es la esperanza de un mundo contra el privilegio, contra los gobiernos que van contra las minorías».

En este lugar se ha escenificado la convulsa historia de la ciudad y los cambios políticos se han reflejado, también, en forma de cambio de denominaciones del nomenclátor de la ciudad y de la colocación y retirada de monumentos representativos de cada momento histórico. Es por eso es por lo que se han instalado dos atriles informativos de señalización histórica, situados ante el Palau Robert y en los Jardinets de Gràcia, que recogen y explican el origen del nombre de la plaza y su vínculo con la República.

El acto se enmarca dentro del programa de la Primavera Republicana, que se está celebrando este mes en la ciudad. Con estos actos el consistorio quiere instaurar de manera periódica la celebración de los valores del republicanismo como la libertad, la igualdad y la fraternidad, que consideran que vigentes.