Colau aprovecha la gestión de Torra para desgastar a Maragall en su cara a cara

La alcaldesa luce currículum frente a la Generalitat mientras el republicano la acusa de vender humo

Cara a cara entre los candidatos a la alcaldía de Barcelona, Ada Colau y Ernest Maragall en La SER Catalunya24 mayo 2019, SER, Colau, Maragall, cara a cara, Barcelona, candidatos. 24/05/2019
Cara a cara entre los candidatos a la alcaldía de Barcelona, Ada Colau y Ernest Maragall en La SER Catalunya24 mayo 2019, SER, Colau, Maragall, cara a cara, Barcelona, candidatos. 24/05/2019

La alcaldesa luce currículum frente a la Generalitat mientras el republicano la acusa de vender humo

Las encuestas indican que la alcaldesa en funciones de Barcelona, Ada Colau, se ha valido de la campaña municipal para recortar posiciones con el candidato de ERC, Ernest Maragall, hasta alcanzar un empate técnico. De ahí la importancia del debate cara a cara de de ayer. Colau lo sabía y lo hizo notar desde el primer minuto. A cada ataque de Maragall, la alcaldesa tenía preparada la contrarréplica. Y no era otra que la muy mejorable gestión de la Generalitat.

Así, si el debate tocaba la inseguridad en Barcelona, Colau esgrimía los 600 agentes de la Guardia Urbana que ha introducido en la ciudad frente a la desaparición de los Mossos. Si versaba sobre vivienda, Colau pasaba inventario de todas las medidas que el Ayuntamiento ha puesto en marcha frente al inmobilismo de la Generalitat, pese a las promesas incumplidas de la propia alcaldesa. Incluso cuando el candidato republicano intentó esgrimir el problema del amianto en la ciudad, Colau le recordó que mientras el Ayuntamiento ya tiene en marcha un programa al respecto siguen a la espera de que el Govern haga la propio. Según Maragall, «el problema de Colau es de actitud. Demasiadas quejas hacia otras administraciones y poca iniciativa». La alcaldesa se defendía y aseguraba que su ayuntamiento ha tenido que «revertir» en cuatro años problemáticas que llevaban instaladas «40 años» en la ciudad y por las que Maragall, en distintos cargos a lo largo de estas décadas a uno y otro lado de la plaza Sant Jaume, «no hizo nada». Los reproches se sucedieron pero el lastre del gobierno de Quim Torra dejó a Maragall con poco margen de reacción.

En cuanto a pactos post electorales, Maragall no quiso aclarar si gobernará con JxCat como en la Generalitat y se limitó a repetir que su voluntad es un gobierno «en solitario» en la alcaldía. El alcaldable de ERC criticó el «noviazgo impúdico» de Colau con el candidato del PSC, Jaume Collboni. La candidata de Barcelona en Comú, a su vez, no dijo de forma explícita con quién quiere pactar, si bien mostró su predisposición a un gobierno municipal capaz de «tejer consensos» y que provoque que el PSC y ERC «miren a la izquierda en vez de a la derecha».

Para Maragall, no obstante, Colau no es rigurosa llamándose a si misma «progresista» pues «no ha conseguido resultados» en materia de asuntos sociales y de lucha contra la desigualdad y se ha «instalado en la queja». Colau al respecto señaló sentirse “muy orgullosa de la gestión de mi gobierno, a la cabeza en inversión social en todo el país y de revertir desigualdades en los barrios de la ciudad, mejorando los indicadores de pobreza, deparo y reduciendo deuda ayuntamiento”. Por lo que echó en cara al alcaldable de ERC el poco peso de las políticas de izquierdas en la presente Generalitat.

La alcaldía, en juego

A tenor de las encuestas, por lo tanto,la alcadía está en juego entre Colau y Maragall. O quizás en un pacto entre los dos. La sensación que dejó el debate, patrocinado por la cadena Ser, dejando el «procés» al margen, es que las diferencias entre una y otro son más de forma que de fondo. Por lo que ambos partidos parecen condenados a entenderse en caso de que los números sumen. Mañana, en cualquier caso, saldremos de dudas.