Colau se lanza contra CDC y ERC por no ser anti-PP

La alcaldesa censura las maniobras de los soberanistas en el Congreso de los Diputados.

La Razón
La RazónLa Razón

La alcaldesa censura las maniobras de los soberanistas en el Congreso de los Diputados.

Ser anti PP no sólo es una característica habitual en la política catalana. Se ha convertido en una competición. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quiere ser la más anti PP y destacarse del resto en esta especialidad. Cabe recordar que buena parte de la campaña de En Comú Podem en las pasadas generales consistió precisamente en atacar despiadadamente al PP. Siguiendo este mismo guión, Colau, atenta en todo momento a la política nacional, no dudó ayer en lanzarse contra Convergència y ERC por no haberse comportado con mayor beligerancia en las votaciones para la composición de la Mesa del Congreso.

ERC optó por votar en blanco en todas y cada una de las ocasiones, es decir, en las dos votaciones a la presidencia del Congreso y también en la votación para escoger al resto de miembros de la Mesa. CDC quiso ser más sibilina pero su maniobra quedó al descubierto. Votó a su propio candidato (Francesc Homs) a la presidencia en primera ronda y votó en blanco en la segunda ronda. En cambio, en la votación para el resto de miembros prestó una parte de sus votos a los vicepresidentes del PP y de C’s con el indisimulable objetivo de conseguir a cambio la condición de grupo parlamentario (no cumple los requisitos, pero la Mesa del Congreso los puede sortear).

Homs no quiso confirmar su maniobra –hizo una semejante en las votaciones de la anterior Mesa del Congreso–, pero a nadie le quedó ninguna duda habida cuenta de la aritmética y del desmentido del resto. «Convergència y ERC han puesto intereses partidistas por delante del objetivo común, aislar al PP. Llamadme ingenua, pero no lo entiendo», dijo desde su cuenta de Twitter.

La situación incomodó al portavoz de CDC en el Congreso, que también pasa por ser un aspirante en la liga anti PP. Homs ha abogado abiertamente por que Pedro Sánchez intente formar gobierno y ha mostrado su predisposición para abirse al diálogo con el secretario general del PSOE. Insiste en que su compromiso era no investir a Rajoy. Es decir, que en ningún momento prometió no hacer otros pactos.

En esta línea, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté, manifestó respeto por los votos de CDC para la Mesa del Congreso y subrayó que lo que ha mantenido el ejecutivo es que los votos independentistas no deberían servir para «perpetuar» a Mariano Rajoy en la Moncloa. Preguntada por las acusaciones desde En Comú Podem a CDC y ERC de haber facilitado la elección de Pastor, Munté evitó entrar al choque y afirmó que los votos de estas dos formaciones que integran el Govern merecen el «máximo respeto» por parte del ejecutivo catalán. Añadió que lo crucial no es quién preside el Congreso, sino desarrollar la hoja de ruta soberanista.