Fútbol

Colón no fue a Qatar

La Razón
La RazónLa Razón

Como cada año, me fui con mi mujer y con mis hijos debidamente ataviados al campo de CornellÀ- El Prat con la esperanza de ver al Español ganar al Barça. Como cada año, desde el memorable Tamudazo y el gol de cabeza de Iván de la Peña, volvía a mi hogar sin llevarme la alegría futbolística

El Barça es un club grandioso, formado por jugadores prodigiosos que han revolucionado el mundo del fútbol, pero que ahora tendrán que evolucionar sino quieren que la técnica alemana le devoren la hegemonía mundial. Discutirle a estas alturas al Barça su calidad , es algo que sólo puede hacerse desde el más irracional de los fanatismos.

Ahora bien, un club tan grande como el Barça creo que debería tener claro aquello que mi padre me repetía hasta la extenuación: «hijo mío, en la vida se puede hacer todo menos el ridículo». Y el ridículo más espantoso –unido a una de las mayores horteradas que recuerde en mi vida– es lo que ha hecho el Barça permitiendo, y yo creo que arropando, que Nike haya disfrazado a Colón de futbolista. He de confesar mi extrañeza por semejante bodrio porque yo tenía al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, por un señor de verdad con el que discreparía políticamente, pero no dudaría de su señorío.

Al Barça no le hacen falta estas tonterías. Vestir a Colón de blaugrana con el eslogan de Qatar Fundation, es como llegar a la estatua de la libertad y encontrársela con una camiseta de un equipo de baloncesto patrocinado por una fábrica de neveras.

El Barça ganó el derbi, pero eso no les da derecho a hacernos creer que Colón descubrió Qatar.