Dos municipios y 40 empresarios se suman a la insumisión fiscal

Alella y Gallifa pagan los impuestos a la Agencia Tributaria Catalana

Imagen del ayuntamiento de Gallifa, que ayer ingresó los 3.000 euros  que ha recaudado en concepto de IVA e IRPF en la Hacienda catalana
Imagen del ayuntamiento de Gallifa, que ayer ingresó los 3.000 euros que ha recaudado en concepto de IVA e IRPF en la Hacienda catalana

BARCELONA- Al desafío de Andreu Bartolomé y Maria Casademunt, el matrimonio propietario de un restaurante de Siurana (Tarragona), estandarte de la campaña de insumisión fiscal contra el Estado, «Diem prou», se sumaron ayer los municipios barceloneses de Alella y Gallifa, y 40 empresarios. El alcalde de Alella, Andreu Francisco, de Esquerra, se personó ayer a mediodía ante la Agentcia Tributaria Catalana para hacer efectivo el ingreso de 42.000 euros en concepto de tributación por el IRPF y el IVA, en lugar de hacerlo ante la Agencia Tributaria del Estado. El alcalde de Gallifa, Jordi Fornàs, de Solidaritat, hizo lo propio con 3.000 euros. Y en paralelo, 40 empresarios ingresaron el IVA y el IRPF de sus respectivas empresas en la hacienda catalana en vez de la estatal.

Alta tensión

El gesto de los alcalde de Alella y Gallifa, que se suman a la insumisión de Berga, Manresa y Arenys de Munt, llega en un contexto de alta tensión entre el Gobierno y la Generalitat, dos días después de que de que el Tribunal Constitucional (TC) admitiera a trámite los recursos del Ejecutivo de Mariano Rajoy contra el euro por receta, el impuesto sobre los depósitos bancarios y las tasas judiciales. La admisión de estos recursos implica la suspensión cautelar de cinco meses de estos tributos, con los que la Generalitat calculaba recaudar unos 820 millones.

Pese a que la decisión del TC «asfixia» aún más a la Generalitat, en palabras de Artur Mas, y el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, avise de que el déficit fiscal del 8 por ciento «es insostenible», el Govern está en contra de la insumisión fiscal. Básicamente, porque mientras Madrid tenga las llaves de la «caja», la Generalitat no tiene herramientas para plantarle cara. Pero Mas ha puesto en marcha la maquinaria para efectuar cambios normativos que permitan a Cataluña recaudar y gestionar los impuestos que paga. Los alcaldes insumisos piden que su ejemplo de extienda con el argumento de que si se generaliza será más fácil que la Generalitat retenga el dinero recaudado en su agencia tributaria. Hasta la fecha, tal y como indicó el delegado especial de la Agencia Tributaria en Cataluña, Gonzalo David García de Castro, la agencia catalana transmite el dinero al órgano competente, la hacienda estatal.

Desafío a la delegada del Gobierno

Un día después de conocer que la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, ha presentado un recurso contra el Ayuntamiento de Corbera de Llobregat porque no tiene colgada la bandera española en el consistorio, las escuelas municipales, el pabellón, la biblioteca, el campo de fútbol y las instalaciones de la Policía Local, el presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM), Miquel Buch (CiU), expresó su indignación. Buch puso a disposición del alcalde de Corbera de Llobregat la ACM y lanzó dos preguntas a De Luna en Cataluña: «¿Qué pasa si no ponemos las banderas?» «¿Qué le harán al alcalde?», a quien le instó a dedicarse a otros temas.