Actualidad

El abogado de Sànchez, Turull y Rull deja la junta del Colegio de Abogados tras la sentencia

El Colegio de la Abogacía ha declinado confirmar la dimisión del abogado y comentar los motivos a los que pueda responder.

Jordi Pina, abogado de Jordi Sànchez y de los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull, ha dejado su cargo de vicedecano del Colegio de la Abogacía de Barcelona, apenas una semana después de la sentencia.

Publicidad

Jordi Pina, letrado del expresidente de la ANC Jordi Sànchez y de los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull, ha dejado su cargo de vicedecano del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), apenas una semana después de que el Tribunal Supremo condenara a los líderes del 'procés'.

Fuentes del entorno del letrado consultadas por Efe han desvinculado la dimisión de Pina del hecho de que el ICAB no se haya pronunciado sobre la sentencia del 'caso procés', como sí lo ha hecho el Consejo de la Abogacía Catalana (CICAC), que en un comunicado la tildó de "severa y desproporcionada".Se supone que el abogado medita desde hace tiempo la decisión de dimitir -incluso desde antes de que surgiera cualquier discrepancia en la junta de gobierno del ICAB por su posicionamiento sobre el 'procés'-, debido a las dificultades de compaginar su trabajo de letrado con la dedicación que exige el cargo de vicedecano de los abogados de Barcelona.

Por su parte, el Colegio de la Abogacía ha declinado confirmar la dimisión del abogado y comentar los motivos a los que pueda responder.

Pina accedió al cargo de vicedecano el Colegio en una lista plural, con letrados de distintas afinidades políticas, que encabezaba Maria Eugènia Gay, una abogada que tras el referéndum del 1-O coordinó un equipo de mediación entre el Gobierno y el ejecutivo catalán y quien ha sostenido públicamente que el 155 era inevitable ante la "deriva"del proceso independentista.

Publicidad

De hecho, el juicio del 'procés' y la posterior condena a los líderes independentistas han tensionado en los últimos años el Colegio de la Abogacía de Barcelona, pese a los intentos de la decana de mantener la neutralidad de la institución por respeto a la pluralidad de opiniones de sus colegiados.

En la recta final del juicio, salió a la luz un conflicto larvado hasta entonces a raíz del cruce de comunicados entre la Junta y su Comisión de Defensa de los Derechos de la Persona, que reprochaba al gobierno de la entidad que no hubiera denunciado la vulneración de derechos de los colegiados que defienden a los líderes del 'procés', entre ellos el propio Pina.

Publicidad

Distinta ha sido la actitud del CICAC, entidad que agrupa a los 14 colegios de abogados de Cataluña y que, además de censurar la sentencia, durante el juicio en el Supremo denunció la "presión"ejercida por el presidente de la sala, Manuel Marchena, a los abogados de Jordi Cuixart. EFE