Política

El AMB levantará parcialmente el veto en 2020 a los vehículos contaminantes

Los coches «prohibidos» podrán circular por Barcelona con autorización previa o en caso de emergencia

Unos 50.000 coches se verán afectados por las medidas anti contaminación
Unos 50.000 coches se verán afectados por las medidas anti contaminación

Los coches «prohibidos» podrán circular por Barcelona con autorización previa o en caso de emergencia

El 1 de enero del año que viene comienzan las temidas restricciones anti contaminación. Según los cálculos del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), unos 50.000 vehiculos no podrán circular por la zona de bajas emisiones de Barcelona. No obstante, el AMB comeinza a abrir la mano y a incluir algunas excepciones siempre y cuando se disponga de una autorización especial para casos concretos, como por ejemplo pasar la ITV, ir al hospital o salir de fin de semana.

El director de Servicios de Movilidad Sostenible de la AMB,Carles Conill, explicó ayer, en declaraciones a Betevé, queeste tipo de registro ya funciona en otras ciudades europeas como Milán o Amsterdam. Conill especificó que las autorizaciones se harán mediante un control tecnológico, es decir, cruzando los datos del registro de etiquetas de la DGT, y se vigilará que se cumple a través de las cámaras de tráfico y las matrículas de los coches. La medida también afectará a los vehículos particulares que vengan del extranjero, que también deberán pedir la autorización si quieren circular por la zona de bajas emisiones, y los autocares. Estos permisos puntuales permitirían que los vehículos que no tienen la etiqueta de la DGT puedan ir a pasar la ITV o transportar a un familiar hasta un hospital si previamente se ha pedido la autorización correspondiente, entre otros supuestos, y para lo que se necesitará estar inscrito en el registro. Conill avanzó que si no se dispone de la autorización, las sanciones las coordinarán los ayuntamientos y serán de unos 100 euros, aunque todavía no han decidido cuando se empezarían a aplicar.

Conill recordó que el tráfico provoca el 80% de las emisiones contaminantes en la parte central de la ZBE, en un proyecto que abarca 95 kilómetros cuadrados, e incluye Barcelona y parte de Sant Adrià del Besòs, L’Hospitalet de Llobregat, Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad de Barcelona, Janet Sanz, ya explicó el pasado 14 de marzo que se estudiarían “excepciones puntuales” para vehículos de personas con movilidad reducida, servicios de emergencias -policía, bomberos y ambulancias- y servicios asistenciales -médico y funerario-. Afirmó que se debatirá la posibilidad de establecer un número limitado de días al año para que los vehículos sin etiqueta puedan circular para usos puntuales; se estudiará la inclusión o no de los viernes por la tarde como período de restricción, y también se valorará la posibilidad de aplicar la norma «de forma progresiva» para los vehículos profesionales.

¿Peaje?

Sobre la posibilidad de que en Barcelona se acabe implantando un peaje urbano, como hay en otras ciudades europeas, o que se amplíen las restricciones más allá de 2020, la directora de Calidad Ambiental del Ayuntamiento, Cristina Castells, aseguró que «son cuestiones que se están analizando».