El cambio climático podría eliminar las playas de Cataluña

Un estudio indica que las muertes por ola de calor se multiplicarán en las próximas décadas.

El posible cambio climático puede provocar consecuencias en la meteorología.
El posible cambio climático puede provocar consecuencias en la meteorología.

Un estudio indica que las muertes por ola de calor se multiplicarán en las próximas décadas.

El tercer Informe Sobre el Cambio Climático en Cataluña (Ticcc), hecho público ayer, anunció diversos datos preocupantes en lo que se refiere a las próximas décadas. Algunos de ellos bastante graves. Por ejemplo, que Cataluña sufrirá un aumento de 0,8 grados en sus temperaturas durante los siguientes diez años. También se podrían disparar, siempre según el estudio, las muertes por olas de calor, desde las 50 actuales al año a las 2.500 en el año 2050.

Otro dato, al menos curioso, que revela el informe, es el aumento de los tramos de playa con vulnerabilidad alta o muy alta, especialmente en el tramo norte de la costa catalana, la provincia de Girona. De esta manera, en el año 2100, una quinta parte de las playas requerirá actuaciones adicionales de mantenimiento. El informe observa el desplazamiento de especies mediterráneas a cotas más elevadas en las montañas, y la temperatura del agua ha crecido 0,3 grados desde 1974. ¿Podrían desaparecer las playas en Cataluña?

Más calor

En el informe participaron un total de 140 científicos, apunta otras consecuencias derivadas del calentamiento global. Se estima que pueda haber un aumento de 1,4 grados en la temperatura hacia 2050, con el riesgo de la introducción de enfermedades como el dengue y la malaria, y también el descenso de las posibilidades de pesca. El estudio prevé también una reducción de la pluiviometría cercana al 13 por ciento, y un fuerte descenso de los recursos hídricos para 2051, sobre todo en las comarcas del litoral. También puede haber un incremento del riesgo de incendios forestales.

El coordinador científico del estudio, Javier Martin Vide, afirmó que todos los escenarios climáticos apuntan a un aumento de las temperaturas extremas, las olas de calor y las noches tropicales –por encima de los 20 grados–, las noches y días cálidos, y la duración de rachas secas.

Martin Vide, que pidió que el informe no se quede en un cajón, explicó que la mortalidad por olas de calor está relacionada con las enfermedades cardiovasculares y respiratorias y del sistema nervioso y mental, la diabetes y las enfermedades urinarias.