Actualidad

El cine catalán no tiene quien lo vea

Un estudio demuestra que toca fondo en número de espectadores con las cifras más bajas en años

Un estudio demuestra que toca fondo en número de espectadores con las cifras más bajas en años

Publicidad

Las cifras no acompañan al cine catalán. Así lo demuestra un estudio presentado por la Academia del Cine Catalán y que demuestra que los espectadores dan la espalda al cine en esta lengua. Y es que son las cifras más bajas jamás alcanzadas por la cinematografía catalana que solamente ha logrado atraer la atención del, 2,13 % en el pasado año. Eso es lo que expone la investigación realizada por Francesc Vilallonga sobre la exhibición cinematográfica y el acceso del público a la producción catalana. Esto quiere decir que de cada 100 espectadores que acuden cada año a las salas en Cataluña, son 98 los que lo hacen para ver una película en lengua castellana mientras que solamente son dos quienes escogen el catalán como idioma.

El mismo problema persigue a las películas dobladas al catalán. Las cifras así lo demuestran: los espectadores del cine doblado al catalán eran 450.000 en 2013 para pasar cinco años más tarde a 246.000, es decir una caída del 45 %.

Variable ha sido el número de personas que han optado por el cine rodado en catalán como lengua original. En 2016 se alcanzaron los 51.000 pasando a 213.000 en 2017, aunque un año más tarde, en 2018 se retrocedía espectacularmente hasta los 46.800 espectadores. Mejor le ha ido a las proyecciones en versión original subtitulada al catalán y que han pasado de los 17.000 espectadores en 2015 hasta llegar a los 100.000 en 2018.

Publicidad

La responsable de la Academia del Cine Catalán, Isola Passola, apuntaba durante la presentación de estos datos que “hay voluntad de rodar en catalán”. Entonces, ¿quién es el responsable de este desbarajuste? Passola considera que “el problema es el hundimiento de la financiación catalana y la desaparición de las ayudas estatales para rodar en lenguas cooficiales”. Estos números contrastan con el incremento de espectadores globales a las salas de cine en Cataluña, que está en ligero ascenso desde hace cinco años.

Publicidad

“Existe la percepción de que producir en catalán resta competitividad”, ha señalado el investigador, que ha constatado que el número de películas rodadas en catalán se ha reducido significativamente, ya que mientras en 2013 eran un tercio del total, en 2018 han sido un 22% porque ha subido significativamente el número de películas con producción catalana que eligen el castellano o el inglés como lengua original.

Estas cifras contrastan con el incremento de espectadores globales a las salas de cine en Cataluña, que está en ligero ascenso desde hace cinco años.

A pesar de la persistencia de los catalanes en asistir a las salas de cine, Cataluña ha perdido 100 complejos cinematográficos desde el año 2000 y las salas de menos de cinco pantallas son las que mas han sufrido la crisis.

La reconversión digital del sector, la fragmentación de los espectadores hacia otras ventanas y el desequilibrio territorial de la oferta son tres de las causas que explican este descenso en el número de cines.

Este estudio, promovido por la Acadèmia del Cinema Català con el apoyo de la Diputación de Barcelona, se ha hecho público este miércoles, en el acto de presentación de las candidaturas a los Premios Gaudí.

Publicidad