El ex número dos de Cultura alega que cobró de la ACM «lo correspondiente»

La Razón
La RazónLa Razón

El que fuera número dos de la conselleria de Cultura hasta el pasado año, Francesc Xavier Solà, defendió ayer su actuación como jefe de servicios jurídicos de la Asociación Catalana de Municipios (ACM). En su declaración ayer como imputado ante el titular del Juzgado de Instrucción 17 de Barcelona, afirmó que cobró «lo correspondiente» por su trabajo, según confirmaron fuentes judiciales.

Solà declaró como imputado por un presunto delito de malversación de fondos públicos por haber desviado supuestamente cerca de un millón de euros junto al también imputado el ex secretario general de la ACM, Josep Maria Matas, que se negó a responder a las preguntas del juez el 17 de abril.

Catálogo de masías

El ex secretario general de Cultura se defendió de los delitos que se le imputan; en concreto, de haberse presuntamente enriquecido con la facturación de 193.853 euros a la ACM por un catálogo de masías y casas rurales que él mismo impulsó cuando era responsable de servicios jurídicos.

También declaró que «trabajaba mucho y cobraba lo correspondiente», en referencia al presunto cobro de 55.245 euros por la gestión de unos pisos de protección oficial promovidos por la Fundación Privada de Vivienda Pública de Cataluña (FPHP) de la ACM, mientras también ejercía como concejal de Urbanismo de Vic.

El fiscal anticorrupción Emilio Sánchez Ulled ve indicios de que tanto Solà como Matas se aprovecharon ilícitamente de sus responsabilidades en la ACM para desviar fondos de la entidad de forma continuada a su bolsillo, por eso les imputó junto al administrador de una de las empresas pantalla (Parés i Solé S.L.), Ramón Grau; al primo de Matas, Lluís Tresserres y a José Escoda –ambos responsables de Tresseres Imatges Corporatives y Monamb Quattro–; y al socio de Matas, Salvador Quadreny.

También los acusa de un «pelotazo» urbanístico en Vic, en el que supuestamente abusaron de sus cargos en la ACM, la FPHP y el Ayuntamiento de Vic para obtener en 2009 un contrato para construir 18 viviendas de protección oficial desde su empresa.

Solà ya compareció en el Parlament el 4 de abril de 2012 cuando era número dos en Cultura para explicar las posibles irregularidades cometidas durante su etapa en la ACM.