El Paseo de la Lectura Recuperada

En su edición número 66, un total de 35 librerías presentan joyas de todo tipo y para todos los bolsillos

La feria del Paseo de Gràcia estará abierta hasta el próximo 8 de octubre
La feria del Paseo de Gràcia estará abierta hasta el próximo 8 de octubre

El escritor Joaquim Carbó inaugura la tradicional feria barcelonesa de los libros viejos.

Con un sentido pregón, el veterano escritor Joaquim Carbó, el mismo que ha hecho que generaciones de jóvenes se sientan atraídos por la lectura, ayer arrancó en el Paseo de Gràcia la tradicional feria del libro antiguo y de ocasión, punto de encuentro de bibliófilos, cazadores de joyas literarias o, simplemente, gente con ganas de leer una buena novela, un necesario ensayo o un apasionado poemario. Porque eso es lo que encontrará quien se pase por este paseo barcelonés. En su edición número 66, un total de 35 librerías presentan joyas de todo tipo y para todos los bolsillos.

«Desde que nació la feria, no he dejado de venir para ir a la búsqueda del arca perdida», dijo ayer Carbó al inicio de su intervención. El autor de títulos como «La colla dels deu» o «La casa sota la sorra» recordó cómo trató de vencer la censura franquista gracias a su paso por los puestos de libros que había en la Ronda de Sant Antoni, además del préstamo de ejemplares de sus bibliotecas particulares que le hacían sus queridos compañeros Maria Novell y Manuel de Pedrolo.

Como todos los años, los responsables de la feria organizan una pequeña exposición monográfica, un buen ejemplo de algunas de las obras de papel que podrían encontrarse en el Paseo de Gràcia. Este año el tema escogido es una mirada hacia la Barcelona del siglo XIX, con documentos como las guías de Barcelona de J. Coroleu y M. Saurí, o un plano del Eixample realizado por Ildefons Cerdà. La presidenta del Gremio de Libreros de Viejo, Patricia Camiño, señaló ayer como una de las estrellas de esta muestra una colección de tarjetas de visita de los barceloneses de finales del siglo XIX, uno de los primeros documentos gráficos de ciudadanos de la capital catalana.

En el primer día de la feria, ya se podía constatar algunas de las sorpresas que se guardan en algunas de las librerías que ocupan el Paseo de Gràcia. Este año destacan primeras ediciones en catalán y castellano de las aventuras de Tintín, algo que viene a demostrar que la creación de Hergé sigue fascinando. Tampoco faltan las primeras ediciones de Eugeni d’Ors, Ramón Gómez de la Serna o Mercè Rodoreda, así como libros firmados por Joan Miró, Josep Pla, Víctor Català o Prudenci Bertrano o el recordatorio del entierro de Luis Felipe Vivanco.