El PSC apuesta por mantener a los diputados díscolos en la ejecutiva

El líder del PSC, Pere Navarro, durante el pasado pleno
El líder del PSC, Pere Navarro, durante el pasado pleno

La dirección del PSC tiene intención de mantener a los diputados díscolos que rompieron la disciplina de voto en la ejecutiva, aunque les pedirá que defiendan a partir de ahora la «unidad de acción política».

El secretario de Acción Política del partido, Antonio Balmón, en declaraciones a Ep, argumentó que «todo el mundo tiene que asumir que la unidad de acción política tiene que ser común, no fragmentada. Cuando fragmentas no sumas y el ciudadano se queda perplejo».

Así, pese a que la multa de 400 euros a los díscolos es «evidente» porque lo recoge el reglamento interno del PSC, no ha previsto que las sanciones vayan más allá y ha apostado por reconducir esta situación sin más sobresaltos.

Para Balmón se trata de un problema político que tiene que abordarse «con inteligencia y diálogo y no desde la entrañas», y así lo planteará en la Ejecutiva, de la que forman parte cuatro de los cinco críticos: Àngel Ros, Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Rocío Martínez-Sampere.

Balmón defendió que el PSC tomó la decisión de decir «no» a la declaración de soberanía de consenso tras una debate interno en el que, democráticamente, primero el partido, y el grupo parlamentario después, decidieron el rechazo.