El socialista Collboni sale reforzado del pacto entre Colau y el PSC en Barcelona

Asumirá como segundo teniente de alcalde la promoción de la ciudad y la coordinación de la presencia municipal en la Fira de Barcelona, la Fundación Mobile y el Consorcio de la Zona Franca

Ada Colau y Jaume Collboni han presentado hoy el acuerdo que han alcanzado para que el PSC se incorpore al gobierno de la ciudad.
Ada Colau y Jaume Collboni han presentado hoy el acuerdo que han alcanzado para que el PSC se incorpore al gobierno de la ciudad.

Según el acuerdo entre ambas fuerzas, Collboni será el único teniente de alcalde socialista y tendrá adscritas a su área las competencias en Empresa y Turismo; Cultura; Innovación y Conocimiento; Comercio y Mercados; y Barcelona Serveis Municipals (BSM). Además, los distritos de Sarrià Sant-Gervasi, Sant Andreu y el Eixample estarán controlados por los socialistas.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha hecho hoy un llamamiento a consolidar una "mayoría de izquierdas"en el Ayuntamiento, tras un acuerdo "valiente y generoso"con el PSC que "no es una simple repartición de áreas", sino que pone "la ciudad y sus necesidades por delante de los intereses de partido".

En una rueda de prensa en el Colegio de Periodistas de Cataluña, Colau y el presidente del grupo municipal socialista, Jaume Collboni, presentan conjuntamente el acuerdo que han alcanzado para que el PSC se incorpore al gobierno de la ciudad, una propuesta que aún deberán ratificar las bases de BComú y del PSC de Barcelona la próxima semana.

"Hoy damos un paso adelante para sumar", ha asegurado la alcaldesa, que ha insistido en que "este es un acuerdo de la ciudad de Barcelona para la ciudad de Barcelona"y sólo afecta a la ciudad de Barcelona, mas aunque no esté vinculado a otros ámbitos, ha subrayado que es "lo que está pidiendo la gente".

La alcaldesa también ha insistido en que con esta propuesta de gobierno de coalición BComú y PSC "no nos fusionamos"y es una "propuesta de trabajo conjunto en base a la experiencia y a meses de acuerdos de plenario".

Sobre el hecho de que con su suma BComú y PSC no contarán con mayoría en el gobierno, Colau ha comentado que "15 no es 21, pero 15 tampoco es 11".

"Somos conscientes de que no es suficiente un acuerdo a dos y trabajaremos para el consenso, especialmente con las fuerzas de izquierdas del consistorio", ha asegurado la alcaldesa, para quien este pacto con el PSC es "un paso más en ese sentido".

A su juicio, "no es una propuesta de gobierno de coalición al uso, sino compartiendo responsabilidades y nos mezclamos en distintas áreas. Es un buen acuerdo y confiamos en que salga adelante porque es muy bueno para la ciudad"

Ada Colau ha querido poner en valor que la propuesta de cartapacio "no es la de una coalición clásica, sino un cartapacio conjunto donde compartir trabajo y responsabilidades, no un reparto de áreas".

Collboni: «Acuerdo abierto al resto de fuerzas»

Por su parte, Collboni ha asegurado hoy que su formación "se apunta al cambio"con un pacto para incorporarse al gobierno municipal de Ada Colau que es un "buen acuerdo para Barcelona"y está "abierto"al resto de fuerzas de izquierda.

"Es un buen acuerdo para Barcelona. El motivo principal de este acuerdo es la ciudad y el cambio en Barcelona. En el momento en el que estamos, podemos contribuir al bloqueo o al cambio. Nosotros nos apuntamos al cambio", ha señalado el dirigente socialista.

Collboni ha considerado que el pacto pone "Barcelona por delante de todo", especialmente "por delante de los intereses legítimos de partido y las diferencias que podamos tener", para "buscar puntos de acuerdo y no bloquear la ciudad".

Pero el líder del PSC barcelonés ha dejado claro que el acuerdo entre socialistas y BComú "está abierto a las fuerzas de izquierda del Ayuntamiento"y ambas formaciones, a pesar de formar aun un gobierno en minoría, seguirán buscando el "consenso con los grupos de izquierda y el conjunto del consistorio".

Así es el acuerdo

En virtud de este acuerdo, el partido que gobernó Barcelona durante 30 años, o lo que es lo mismo, que apenas ha pasado cinco años en la oposición desde la llegada de la democracia, vuelve al Ayuntamiento. A cambio, se quedan con tres distritos y tres áreas. La última palabra, sin embargo, la tendrán los afiliados de BComú en la consulta que celebrarán la semana que viene.

Así las cosas, el preacuerdo incluye ceder la segunda tenencia de alcaldía a los socialistas, que, además, sumarán las áreas de Cultura, Empresa e Innovación.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau también ha cedido el control de tres distritos a los socialistas: Eixample, Sant Andreu y Sarrià - Sant Gervasi. Según fuentes de la formación, el preacuerdo busca que ningún partido tenga exclusividad en ningún área, por lo que «se haga trabajo conjunto». Eso sí, «el discurso y el programa político será el de Barcelona en Común».

El poder de Collboni

Jaume Collboni, asumirá como segundo teniente de alcalde de Empresa, Cultura e Innovación la promoción de la ciudad y la coordinación de la presencia municipal en la Fira de Barcelona, la Fundación Mobile y el Consorcio de la Zona Franca.

Según el acuerdo entre ambas fuerzas, Collboni será el único teniente de alcalde socialista y tendrá adscritas a su área las competencias en Empresa y Turismo; Cultura; Innovación y Conocimiento; Comercio y Mercados; y Barcelona Serveis Municipals (BSM).

Como también, en el ámbito de las relaciones institucionales, el dirigente del PSC se encargará de la coordinación de la comisión bilateral Ayuntamiento-Generalitat y la coordinación de las relaciones institucionales con el Estado.

De esa nueva área de Empresa, Cultura e Innovación encabezada por Collboni dependerán Agustí Colom (BComú), como concejal de Empresa y Turismo, y la socialista Montse Ballarín -que con el alcalde Jordi Hereu fue concejala de Educación y con Colau lo será de Comercio-, además de un comisionado de Cultura, que elegirá el PSC.

La que ahora es segunda tenencia de alcaldía pasará a ser la tercera, la de Derechos Sociales, que sigue encabezando la teniente de alcalde Laia Ortiz, pero se añade una nueva concejalía, la de Infancia, Juventud y Personas Mayores, cuya concejala será la número dos de Collboni, la socialista Carmen Andrés.

El cuarto teniente de alcalde, Jaume Asens, se libera de sus responsabilidades en Cultura con la entrada de Collboni en el gobierno, pero incorpora a la concejala de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez; asimismo, la tenencia de alcaldía de Asens pasará a llamarse de Derechos Civiles, Transparencia, Participación y Deportes.

Por su parte, la tenencia de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, ahora la quinta, mantiene al frente a Janet Sanz e incorpora una nueva concejalía, la de Arquitectura, Paisaje y Patrimonio, que será para el concejal socialista y arquitecto Daniel Mòdol.

Como "nota final"del acuerdo, ambas fuerzas se comprometen además a hacer un balance "periódico", como mínimo trimestralmente, con un balance anual del "grado de cumplimiento del acuerdo", y a estos efectos se establecerá una comisión de seguimiento de tres miembros por cada parte.

Código ético

Además, si finalmente la militancia da el visto bueno al pacto, los miembros del PSC que entren al gobierno asumirán el código ético que han adoptado los miembros de Barcelona en Común. El martes 17 de mayo se abrirá un proceso de votación que durará tres días, en el que podrán votar las personas registradas en Barcelona en Comú, unas 14.000, y los resultados de la votación se harán públicos el viernes 20 de mayo.

También se pronunció, el presidente del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch, que reiteró su rechazo a formar parte de un gobierno, pese a las múltiples ofertas de Colau , en el que esté el PSC. El republicano aseguró que le cuesta entender lo que considera «una contradicción flagrante con el mensaje central con que ganó las elecciones» Colau de «romper con el pasado». «No puedes ir a hacer un gran cambio cuando te casas con aquellos que han hecho la ciudad que quieres cambiar y explicas que la realidad te lo dicta», señaló Bosch.

El resto de partidos de la oposición, CiU, C’s y PP, coincidieron en señalar que la incorporación del PSC al gobierno de Ada Colau se sustenta en un acuerdo débil que ni siquiera le da para tener la mayoría en el pleno que, además, seguirá dependiendo de la CUP para tomar cualquier decisión.