El PSOE marcará las alianzas electorales del PSC

Asumen que no podrán volver a desobedecer el dictamen del Comité Federal en una investidura.

Asumen que no podrán volver a desobedecer el dictamen del Comité Federal en una investidura.

PSOE y PSC cierran el conflicto interno que se desató a raíz de la investidura de Mariano Rajoy, cuando siete diputados catalanes votaron en contra e incumplieron el mandato del Comité Federal de abstenerse. El choque de legitimidades que se produjo entonces entre el máximo órgano entre congresos y el Consell Nacional derivó en un proceso de revisión de las relaciones entre los dos partidos hermanos que concluye hoy con la firma de un nuevo protocolo por el presidente de la gestora, Javier Fernández, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en Ferraz.

El documento que ayer fue ratificado por las ejecutivas de ambas organizaciones nace para garantizar la «lealtad, transparencia y seguridad jurídica» de las relaciones entre las formaciones y busca trasladar un mensaje de entendimiento entre España y Cataluña. La actualización del protocolo mantiene asimetrías como que el PSC participe en los órganos de decisión del PSOE y no viceversa e introduce novedades como la capacidad de intervención del PSOE en los pactos del PSC. Para ello, cobra un mayor protagonismo la comisión bilateral impulsada para resolver el conflicto, pues éste órgano –participado por el PSOE– tendrá la última palabra en las alianzas pre y poselectorales en Cataluña. Esto mina considerablemente la autonomía que los socialistas catalanes tenían en este sentido, ya que a partir de ahora si bien el Consell Nacional definirá la línea estratégica del partido, la posición final la fijará dicha comisión. Un esquema que el PSC finalmente ha aceptado, no sin reticencias, pues el criterio de Iceta es que «las decisiones de Cataluña se tomen en Cataluña». El PSC no se limitará a «comunicar» sus pactos, sino que deberá «analizarlos y consensuarlos» con el PSOE. Lo que, por otro lado, no aclara que ocurriría en caso de que no se llegue a un consenso entre ambos. «Haremos discusión y análisis conjunto y, si hubiera escenarios que llevan a desencuentro ya veríamos qué hay que hacer», reconoció ayer el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa.

El nuevo protocolo prevé el escenario que motivó su revisión e impediría que hoy volviera a producirse el voto negativo de los siete diputados catalanes. De este modo, se recoge que «los miembros del Grupo Parlamentario Federal Socialista del Congreso (...) deberán cumplir el reglamento interno del Grupo Parlamentario Federal Socialista aprobado por el Comité Federal del PSOE», reconociendo ambas organizaciones a éste órgano «como el único ámbito de decisión en relación con la investidura del presidente del Gobierno» y el «único competente para establecer las líneas fundamentales de política electoral y para determinar la política de alianzas del PSOE».

Otro de los efectos de la entrada en vigor hoy del nuevo protocolo de relaciones entre PSOE y PSC es que automáticamente los 14.000 militantes catalanes al corriente de pago pasarán a engrosar el censo del partido para votar en las primarias. Al contrario de lo que se barajó en un primer momento, esta inclusión en el cuerpo electoral se hará con el único requisito de haber abonado la cuota de afiliado y no se requerirá una inscripción previa para participar en la elección del secretario general. Los militantes que cumplan este requisito recibirán próximamente una comunicación oficial en la que se les informará de su derecho a voto y sólo aquellos que lo soliciten quedarán eliminados del censo final.