El Síndic recibe más quejas por las actuaciones de los Mossos d'Esquadra

Mossos d'Esquadra en una calle de Barcelona
Mossos d'Esquadra en una calle de Barcelona

El Síndic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó, ha denunciado hoy durante la presentación en el Parlament de su informe de 2013, haber recibido "más quejas"relacionadas con la "falta de proporcionalidad"en el uso de la fuerza ejercida por los Mossos d'Esquadra fuera de las dependencias policiales.

Según el Síndic, las quejas recibidas denuncian actitudes "increpatorias"y "amenazantes"en las actuaciones, especialmente en el momento de la inmovilización que, según Ribó, "dejan a la persona boca abajo en situación de vulnerabilidad"provocando "que el hecho quede"en un "delito de desobediencia".

Estas declaraciones se dan el mismo día que el conseller de Interior, Ramon Espadaler, haya reafirmado de nuevo en el pleno parlamentario que los procesos de detención de los Mossos "se adecúan"a los de cualquier cuerpo de seguridad.

Respecto a otras cuestiones del informe del Síndic, Josep Cosconera (ERC) ha afirmado que "no se puede justificar el cruzar el límite de los recortes en derechos sociales"y ha desestimado la propuesta del Síndic de modificar la ley local de vivienda argumentando que los ayuntamientos están "con el agua al cuello"debido a los recortes.

Por su parte, Eva Ganados, diputada del PSC, ha denunciado que el informe del Síndic "dibuja un país más pobre y más desigual", y ha enfatitzado la situación de las familias en riesgo de desahucio, denunciando especialmente el impuesto de plusvalía.

Eva García (PPC) se ha dirigido al propio funcionamiento del Síndic diciendo que, si la Sindicatura no quiere "perder el sentido", debe quitarse las "barreras de acceso".

La diputada del grupo ICV-EUiA, Ortensia Grau, considera que el informe es sintomático de que "la democracia no puede aguantar tanta desigualdad"y ha denunciado que, aunque la Ley de Transparencia y buen gobierno ya se haya pasado a trámite, según ella, "se sigue vulnerando el derecho al acceso de la información"en materias de medioambiente.

Carmen de Rivera, diputada por el grupo de Ciutadans, ha recriminado al Síndic de Greuges que, según ella, "no se haya incluido a una parte del pueblo catalán"en su informe, refiriéndose a los niños catalanes que "tienen derecho a recibir la enseñanza bilingüe"y a "dominar"dos idiomas.

David Fernández ha denunciado en nombre del CUP que, según su partido, "hay personas que están haciendo negocio con las necesidades sociales"y ha enfatizado que un 40% de la educación primaria y secundaria sea concertada, tachando de "nueva religión"la competitividad entre centros y la "competencia neoliberal".