El temporal de lluvia desaloja a 92 vecinos y casi desborda tres ríos

La lluvia volvió a afectar buena parte del litoral catalán
La lluvia volvió a afectar buena parte del litoral catalán

Lejos de remitir, que era lo que indicaban las previsiones meteorológicas, el temporal de lluvia empeoró ayer y volvió a azotar parte de Cataluña, en esta ocasión sobre todo las comarcas de Girona y del litoral barcelonés. Sin embargo, las cotas de nieve subieron hasta casi los 2.000 metros, y casi no se registraron fuertes rachas de viento como en los días anteriores.

Los principales incidentes provocados por los aguaceros ocurrieron en Sabadell y Torroella de Montgrí (Girona). En la población vallesana la acumulación de agua en el tejado tras tres días de temporal causó el desalojo de tres bloques de la ronda Santa Maria y la calle Església. Un total de 92 vecinos tuvieron que abandonar sus casas la noche del domingo. A última hora de la tarde de ayer, tras la revisión de los técnicos municipales, se comunicó a estos residentes que tenían que pasar otra noche fuera de sus viviendas. la mayoría se alojaron en casas de familiares o amigos. La estructura del edificio no estaba en las mejores condiciones, según los técnicos.

Sin heridos

En Torroella, una roca de un volumen de un metro cúbico se desprendió por culpa del temporal de lluvia, y se precipitó sobre el patio de una vivienda, cuyos propietarios tuvieron que ser desalojados. El impacto obligó a evacuar incluso a las dos casas más cercanas. Ninguna persona resultó herida en este suceso.

Por su parte, la Agencia Catalana del Agua (ACA) alertó de que la lluvia aumentó de forma más que considerable el caudal de tres ríos, el Besòs a su paso por Santa Coloma de Gramenet, el Alt Ter y el Fluvià, ambos en Girona. Según la ACA, existió el riesgo de desborde, aunque finalmente no sucedió. Protección Civil recomendó no acercarse a ríos y rieras.

Por tercer día consecutivo, Protección Civil mantuvo activada la alerta por inundaciones, mientras que el teléfono de emergencias 112 recibió más de 1.600 llamadas por incidencias derivadas del mal tiempo. El mayor número de avisos se recibieron desde las comarcas barcelonesas, sobre todo el Vallès Occidental y Oriental, Barcelonès y Baix Llobregat.

Los Bomberos de la Generalitat realizaron ayer más de 200 servicios (la mayoría en horario nocturno) , la mayoría por inundaciones de bajos, aunque también por caídas de árboles y para ayudar a salir a personas atrapadas en vehículos. También tuvieron que rescatar a dos jóvenes que habían quedado aislados en el refugio de la Mola. La lluvia cayó con mucha fuerza en Barcelona y en todo el litoral de esta provincia y la de Girona, recogiéndose más de 100 litros cuadrados en una hora las poblaciones gerundenses de Vall d'en Bas, Molló y Girona. En la capital catalana fueron ayer frecuentes los fuertes episodios de lluvia, aunque no hubo que lamentar incidentes de gravedad.

El Servei Català de Trànsit informó que cuatro carreteras permanecieron ayer cortadas al tráfico por culpa de la lluvia, una en Girona y tres en Barcelona, aunque en todos los casos se trató de vías secundarias. Lo mismo sucedió con la C–240 entre Vilaverd y Riba (Tarragona), aunque en este caso por desprendimientos de rocas.