En pie de guerra por el «top manta»

Los comerciantes y los vecinos de la Barceloneta denuncian la «pasividad» del ejecutivo de Colau para atajar este fenómeno y amenazan con manifestarse si no se toman medidas contundentes

El año pasado la Guardia Urbana incautó 873.000 artículos que se vendían de manera ilegal en las calles
El año pasado la Guardia Urbana incautó 873.000 artículos que se vendían de manera ilegal en las calles

Los comerciantes y los vecinos de la Barceloneta denuncian la «pasividad» del ejecutivo de Colau para atajar este fenómeno y amenazan con manifestarse si no se toman medidas contundentes.

Los comerciantes y vecinos de la Barceloneta están al borde de perder la paciencia ante la «pasividad» de Ada Colau con el «top manta». Su estrategia de apostar por una solución alternativa a la policial para afrontar este fenómeno no ha dado los frutos esperados. Los manteros campan a sus anchas por las zonas turísticas de la ciudad, especialmente en el Port Vell, donde en noches como la de San Juan llegaron a contabilizarse hasta 1.000 paradas.

A lo largo de su primer año de legislatura, la alcaldesa ha ido anunciando un goteo de medidas para atajar la venta ambulante, «una de las prioridades de su Gobierno», que han dejado perplejos a vecinos, restauradores, comerciantes y, sobre todo, a la Guardia Urbana.

El Ayuntamiento promovió la constitución de un sindicato de manteros para agilizar y mejorar la interlocución con la Administración; también planes de empleo, que sólo han conseguido dar trabajo a 11 de ellos; y tarjetas de residencia para que pudieran hacer uso de los servicios sociales. La mesa de comercio presidida por ERC constituida con el objetivo de hallar soluciones conjuntas entre manteros y comerciantes tampoco funcionó y tensó aún más las relaciones.

La situación ya es límite y para denunciarla un centenar de asociaciones barcelonesas se reunieron ayer por la mañana entorno al Teleférico de Montjuïc. A pesar de que estas entidades discrepan en otros asuntos como los horarios comerciales, su postura entorno al «top manta» es unilateral: recriminan la «pasividad» del consistorio y le reclaman una respuesta inmediata.

El presidente de la Fundación Barcelona Abierta, Gabriel Gené, señaló que el seguimiento policial ha demostrado «una ineficacia total» en este último año, lo que ha provocado, que «Barcelona se convierta en el paraíso del ‘top manta’». Lo que a su juicio daña la imagen de la ciudad y su proyección turística.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de vecinos de la Barceloneta, José María López Samper, manifestó que a lo largo de 2015 se detuvieron y emitieron denuncias por infracciones penales contra 294 personas; se intervinieron más de 873.000 artículos que se vendían en la calle como bebidas, bisutería, productos textiles y gafas de sol; y se emitieron 63.152 denuncias por la ordenanza de civismo, por encima de la media de los últimos nueve años (59.400).

Los firmantes del manifiesto exigieron una respuesta de manera inmediata y amenazaron con convocar movilizaciones en el caso de que la respuesta del gobierno municipal no cuente con su aprobación.

La respuesta de Colau no se hizo esperar. Convocó a la tarde una reunión de urgencia con las asociaciones para presentarles, según relataron ellos mismos, varias medidas para hacer frente a la proliferación de la actividad ilícita.

En todo caso, hoy el teniente de alcalde y el encargado del área de Economía Gerardo Pisarello dará a conocer el plan completo de abordaje, que prevé entre otras cosas, «la corresponsabilidad de las administraciones y mantener la actuación policial, incrementándola en puntos de mayor concentración como la zona portuaria y el metro».

El PP exige que se ponga fin al «zoco»

Alberto Fernández, presidente del PP en barcelona, reclama a Ada Colau que «no convierta Barcelona en un zoco del top manta». En este sentido, Fernández alertó que «con sus trabas, el gobierno de Colau ahuyenta a los inversores que son quienes enriquecen Barcelona y generan empleo, además de promover una permisividad hacia el top manta que está generando un efecto llamada de manteros que perjudica al comercio que paga sus impuestos».