Muere el empresario catalán Leopoldo Rodés

El empresario y mecenas Leopoldo Rodés, uno de los promotores de los Juegos Olímpicos de Barcelona'92, ha fallecido este miércoles a los 80 años

El Leonardo da Vinci catalán. Empresario de éxito, mecenas del arte y de la cultura española –en particular, la catalana–, uno de los mayores baluartes del «bon seny» tan escaso en estos tiempos y, sobre todo, impulsor de la mayor transformación de Barcelona gracias a la consecución de los Juegos Olímpicos de 1992. Por ella, trabajó como «lobbista» desde mucho antes de que la candidatura fuera un hecho, recabando fondos de empresas y apoyos por todas partes, ejerciendo de anfitrión de decenas de personalidades y poniendo al servicio de Cataluña y de toda España sus dotes maestras como diplomático.

Pese a todos los triunfos logrados en su extensa trayectoria profesional, Leopoldo Rodés Castañé (Barcelona, 15 de mayo de1935-Aiguaviva, Gerona, 8 de julio de 2015) fue ante todo uno de los padres de Bercelona’92 y de la entrada de España, por la puerta grande, en la modernidad, la excelencia y el rigor.

Cuando medio mundo pensaba que las colosales obras que abrieron Barcelona al mundo jamás estarían a tiempo y que la flecha extraviada no alcanzaría el pebetero, cuando los agoreros pronosticaban un desastre, Rodés seguía trabajando por su ciudad como venía haciendo desde 1985, presidiendo la Asociación Barcelona Olímpica’92, como responsable de la Promoción Internacional de la Candidatura, y como miembro de su Comité Ejecutivo desde la consecución de los mismos (1986-92). Su contribución a los Juegos le hizo obtener la Medalla de Oro Barcelona’92 del Ayuntamiento de Barcelona, la Medalla Olímpica del COE y la Medalla de Oro de la Orden Olímpica del CIO. Y también detrás de este éxito está la Cruz de Sant Jordi que le otorgó la Generalitat en 1999 y de la Gold Medal del Spanish Institute de Nueva York (2000), entre otros galardones que recibió en vida.

Estudió en el Colegio Alemán de la capital catalana, y también en Barcelona se licenció en Derecho. En 1958 fundó la agencia de publicidad Tiempo –futura Tiempo/BBDO– y en 1978 creó con José Martínez Rovira Media Planning, entre cuyos accionistas estuvieron los bancos March, Banesto, BBV y Santander. Tras convertir a Media Planning en el primer grupo publicitario español, lo integró en 1999 con el líder europeo, el francés Havas Advertising, y se convirtió en presidente de Havas Media. Desde 1964 fue miembro de varios consejos de administración, como el Banco Central de Cataluña, el Vitalicio, Ferrocarriles de Cataluña, Dym, Metra Seis, Banco de Gerona, Banco de Progreso y Corporación Financiera Alba, y muchos otros en los años siguientes; y de 1988 a 2004 fue vicepresidente del Banco Urquijo. Actualmente, era miembro de los consejos de administración de Havas y Grupo Financiero Inbursa, y presidía el International Advisory Board de Abertis Infraestructuras. Rebosante de proyectos, en los años olímpicos fue también fundador de Privat Bank (1990) y del Instituto de la Empresa Familiar (1991), del que fue además primer presidente, y hasta ahora era presidente de honor.

Pero además de empresario y promotor, Rodés fue uno de los grandes mecenas contemporáneos. Además de presidente del Patronato de la Fundación MACBA –el museo de arte contemporáneo barcelonés que impulsó desde sus inicios– y miembro del Patronato del Gran Teatro del Liceo, era patrono de la Fundación Abertis y, antes de delegar en uno de sus hijos, de la Fundación Orfeó Català-Palau de la Música, entre otras. En el ámbito internacional, fue miembro del consejo de administración de la casa de subastas Christie’s, del Chairman’s Council y del International Council del Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York, así como del National Committee del Whitney Museum of American Art.

Leopoldo Rodés falleció ayer, a los 80 años, en un accidente de tráfico. La capilla ardiente se instalará en el tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona.