Investigan si espiaron al ex líder de SCC Josep Ramon Bosch

Una juez abre una instrucción contra los Mossos d’Esquadra para ver si le siguieron

Josep Ramon Bosch de Societat Civil Catalana
Josep Ramon Bosch de Societat Civil Catalana

Una juez abre una instrucción contra los Mossos d’Esquadra para ver si le siguieron.

Una juez de Barcelona abrió una investigación para aclarar si los Mossos d’Esquadra espiaron al ex presidente de Societat Civil Catalana (SCC) Josep Ramon Bosch, que se querelló contra la Policía Autonómica, convencido de que le siguieron para vincularle a la extrema derecha para desacreditarle.

En un auto, la titular de un juzgado de instrucción de Barcelona acuerda admitir a trámite la querella de Bosch, que de esta forma será la primera denuncia que se investigará de las cinco interpuestas tras destaparse que, supuestamente, los Mossos iban a incinerar el pasado 26 de octubre pruebas de seguimientos a políticos, sindicalistas y abogados.

En su escrito, la juez apunta que la información periodística que destapó este supuesto espionaje le parece «veraz», por lo que acuerda abrir una investigación por delitos de malversación, prevaricación, descubrimiento y revelación de secretos, detallados en la querella presentada por Bosch.

documentos

Entre la documentación que la Policía Nacional intervino a los Mossos d’Esquadra frente a una incineradora de Sant Adrià del Besòs, el 26 de octubre, la víspera de la votación en el Parlament de la declaración unilateral de independencia (DUI), figuran documentos que apuntarían a un supuesto espionaje a dirigentes políticos, sindicales y abogados, entre ellos Bosch.

Por este motivo, la juez acordó ahora pedir al jefe de la Brigada Provincial de la Policía Nacional que detalle si entre los documentos incautados a los Mossos figura información relativa a Bosch, así como supuestos seguimientos y control sobre sus movimientos. Fueron cinco querellas.

En la primera de estas cinco querellas admitidas a trámite, Bosch remarcaba la «especial gravedad» que suponía «espiar a una persona por sus posibles ideas políticas, con la finalidad única y exclusiva de vincularlo con la extrema derecha y de esta forma desacreditar su actuación como miembro de una asociación que empezaba a tener notoriedad en la sociedad civil catalana».

«Se utilizaron recursos para espiar (a Bosch) sin la correspondiente orden judicial», denunciaba la querella, redactada por el abogado Fuster–Fabra, que sostenía que durante el mandato del mayor Josep Lluís Trapero, actualmente destituido en aplicación del artículo 155 de la Constitución tras ser imputado por sedición, la unidad Ucro de los Mossos se centró en el espionaje.

La juez pide al jefe de la Brigada Policial de la Policía Nacional que detalle si los documentos incautados a los Mossos cuando los iban a incinerar fueron entregados a alguna autoridad judicial, ya que el decomiso fue ordenado por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, en el marco de su investigación sobre la supuesta pasividad de los Mossos.