Jesús María Barrientos, crítico con el soberanismo, presidente del TSJ catalán

Magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona, se halla en comisión de servicios en la Sala Civil y Penal del TSJ catalán

Jesús María Barrientos.
Jesús María Barrientos.

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha elegido al magistrado, Jesús María Barrientos, asociado a la moderada Francisco de Vitoria (FdV), es el nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, tal y como adelantó LA RAZÓN.

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha relegado este jueves al actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Miguel Angel Gimeno, y ha colocado en su lugar al magistrado Jesús María Barrientos, que preside la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Barcelona, asociado a la moderada Francisco de Vitoria (FdV), y que ha recabado los votos de 12 de los vocales.

Gimeno no renovará de este modo al frente de éste órgano clave. El cargo de presidente del TSJ catalán tiene una especial trascendencia, ya que éste es el tribunal donde se tramita la querella contra Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega por un delito de desobediencia, en relación con la celebración de la consulta del 9-N, pese a que la misma había sido suspendida por el TC.

Algunas voces críticas contra Gimeno en este tema aluden al hecho de que «podía haber hecho más» para que la causa se hubiera tramitado con más agilidad, «haberla impulsado», y, por ejemplo, evitar que las declaraciones de los imputados no se hubiesen demorado hasta muchos meses después de la admisión a trámite de la querella.

Se confirman los pronósticos que apuntaban a que Gimeno no era el favorito de la mayoría conservadora del CGPJ toda vez que, el pasado mes de octubre, se informó de que el presidente Lesmes se habría "interesado directamente"por la querella contra Mas y se habría puesto en contacto con aquel para expresar su desacuerdo con la tardanza con la que se llevaba este asunto, según denunció en su día JpD.

Con relación a la elección de Barrientos, estaba prevista una fuerte división en el seno del órgano de gobierno de los jueces y magistrados. Miguel Ángel Gimeno, quien ocupaba el cargo hasta ahora, era el candidato preferido entre los vocales «progresistas», y, de hecho, tenía garantizados nueve votos, que son los que finalmente ha obtenido Sin embargo, eso sería insuficiente para su reelección. Jesús María Barrientos era, por tanto, quien contaba con más posibilidades de ser elegido, ya que habría estado avalado por todos los consejeros «conservadores»» más el presidente.