Junts pel Sí se libra de perder su primera votación

La Razón
La RazónLa Razón

Los finales sobre la bocina prometen ser un clásico esta legislatura. Ya se resolvió así la investidura y también se resolvió ayer de esta manera la que parecía ser una derrota cantada de Junts pel Sí en el Parlament. La CUP se había aliado junto al resto de los grupos para votar en contra de una enmienda de JxSí relacionada con la recuperación de la paga extra de los funcionarios de 2012, pero en los últimos instantes, horas antes de que se votara, el grupo de CDC y ERC alcanzó un acuerdo para que este montante se abone de forma prorrateada en 2016, 2017 y, si es necesario, primer trimestre de 2018.

Este acuerdo permitió aprobar la propuesta de resolución sobre la recuperación de la paga extraordinaria de 2012 con el apoyo de todos los grupos. El pacto mereció la aprobación de partidos y sindicatos en forma de transacción y sustituyó a la enmienda presentada por Junts pel Sí, que argumentaba que la Generalitat no podía hacer frente a este pago de forma inmediata.

El diputado de Junts pel Sí Sergi Sabrià fue el encargado de anunciar este acuerdo sobre la propuesta de resolución en declaraciones a los medios en los pasillos del Parlament. Explicó que la extra de los funcionarios se pagará en el transcurso de tres años –2016, 2017 y 2018–, y que los detalles de los pagos se concretarán posteriormente en la mesa de la función pública. «Todos estábamos de acuerdo en el fondo, se trataba de encontrar una forma que la hiciese posible», defendió el diputado de ERC, quien agregó que la propuesta inicial era de «imposible cumplimiento».

El acuerdo permite al bloque independentista mantener su frágil cohesión y no iniciar la legislatura mostrando una división que va a ser muy difícil esquivar en los 18 meses que, en principio, debe durar el mandato.