Libros

La Barcelona turística favorece la reinserción de personas sin hogar

Una empresa contrata a sin techo para que sean guías turísticos tras formarles

Lisa Grace, en el centro de la imagen, con Juan Carlos, uno de los «sin techo» contratados como guía turístico
Lisa Grace, en el centro de la imagen, con Juan Carlos, uno de los «sin techo» contratados como guía turístico

Lisa Grace, una empresaria británica afincada en Barcelona, ha puesto en marcha la primera empresa social creada en Barcelona, Hidden City Tours, que organiza recorridos turísticos por la Ciudad Condal guiados por personas sin hogar. «Mi voluntad es la de dar una oportunidad a las personas que vienen de una situación de exclusión social y que además pueden ofrecer una visión social de Barcelona a través de sus visitas guiadas», señala la promotora del proyecto.

Un viaje a Gran Bretaña dio un giro radical a la vida de Lisa. En la prensa de su país leyó un artículo acerca de la inauguración de una empresa turística cuyos guías eran personas que habían vivido en la calle pero que se encontraban en proceso de reinserción laboral y optó por exportar el proyecto a Barcelona.

Lisa acudió entonces a la Fundación Arrels, donde le propusieron tres candidatos a ocupar el puesto de guía turístico en su empresa y dos de ellos, Juan Carlos, de 45 años y Francisco, de 63, superaron la prueba. «Han de ser personas con ganas de trabajar, con una actitud positiva, voluntad de formar parte de un equipo y, sobre todo, no consumir ni alcohol ni drogas», explica Lisa, quien recalca que «los conocimientos turísticos se pueden aprender, pero la actitud no». A día de hoy, con ellos trabaja una historiadora de Barcelona que, junto a Lisa, está configurando una guía básica que servirá como punto de partida y referente para los guías.

A partir del mes de julio, Lisa comenzó a dar forma a su proyecto. Inicialmente, se centró en tratar y conocer a sus futuros guías y en un primer estadio el trabajo con ellos fue principalmente de carácter social. «Los primeros dos meses ellos quieren hablar de su vida y es difícil entrar de lleno en el trabajo. Es un proceso lento, que requiere mucha paciencia, respeto y capacidad de escuchar», explica Lisa, que además recuerda que, en su mayoría, es gente que lleva mucho tiempo sin trabajar, por lo que ha creído oportuno simplificar los datos históricos y conocimientos que deben memorizar los guías turísticos para facilitar el trabajo a sus empleados.

«Normalmente es gente a la que le cuesta memorizar y aprender, por eso hemos simplificado los contenidos, así por ejemplo en vez de decir que algo sucedió en 1456, basta con que digan en el siglo XV», explica Lisa, y que «hay que estar encima de ellos. No puedes darle una guía para que se la aprendan y decirles que ya nos veremos en una semana».

Por su parte, Juan Carlos corrobora esta versión. «Me gusta mucho este trabajo. Estoy encantado con esta nueva oportunidad pero me está costando bastante aprenderme la información, sobre todo las fechas», admite el primer guía de Hidden City Tours. Antes de conocer a Lisa llevaba ya bastante tiempo buscando trabajo sin éxito. «Me ofrecían trabajos temporales de uno o dos meses, pero de haberlos aceptados perdía la ayuda por prestación social del Estado», explica.