La Fiscalía investiga al conseller de Interior Miquel Buch por si prestó a un escolta mosso a Puigdemont en Bélgica

El Ministerio Público considera que si se confirma podría tratarse de malversación de fondos públicos

La Fiscalía Superior de Justicia de Cataluña confirmó ayer que está investigando si el conseller de Interior, Miquel Buch, destinó presuntamente como escolta para el ex president de la Generalitat Carles Puigdemont, a su asesor en el departamento, el sargento de los Mossos d’Esquadra Lluís Escolà.

La investigación se centra en saber si este cargo policial está ejerciendo de escolta de Puigdemont en Bélgica. Las diligencias proceden de una denuncia previa presentada por Cs. La Fiscalía pide saber si, desde la fecha de su nombramiento como «asesor en materia de sistemas de seguridad», este cargo desarrolló actividades de custodia, protección o escolta del ex president.

El Ministerio Público también pide concretar la retribución percibida por este asesor mientras prestó sus funciones y la situación administrativa en relación a su pertenencia al cuerpo de los Mossos mientras ejerció este cargo, del que cesó la semana pasada.

Según el decreto de apertura de diligencias, la decisión de suministrar un servicio de escolta, con cargo al erario público, en «favor de una persona contra la que consta dictado un auto de procesamiento firme» y una orden de busca y captura podría constituir los delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos. El agente fue contratado por Interior en julio de 2018 como «asesor en materia de sistemas de seguridad».

De las fotografías y mensajes obtenidos en las redes sociales que figuran en la denuncia, el fiscal apunta que, «al menos en apariencia», se desprende que Escolà «habría realizado tales actividades» de escolta en Bélgica y en otros desplazamientos en Europa de Puigdemont, suspendido en sus derechos económicos como parlamentario autonómico desde julio de 2018. Todo ello, agrega el fiscal, sin descartar que también pudo haber incurrido en otras responsabilidades.

Ciudadanos sostiene en su denuncia que el sargento Escolà acompañó primero a Puigdemont en su huida a Bélgica y posteriormente, siendo asesor de Buch, ejerció como escolta del ex president, contraviniendo la orden del Ministerio de Interior.

Ante esta situación, la Fiscalía requirió al comisario jefe de los Mossos, Miquel Esquius, que detalle si desde que Escolà fue nombrado asesor de Buch en materia de sistemas de seguridad «ha desarrollado cualquier actividad que pueda entenderse como propia de ‘protección’, ‘custodia’ o ‘escolta’ del procesado rebelde señor Puigdemont».

También solicita al jefe de los Mossos que detalle las fechas concretas y territorios en que se pudo llevar a cabo esta función de escolta de Puigdemont, así como si esa «eventual actividad» lo fue «con el conocimiento y/o aquiescencia» de autoridades o funcionarios de Interior. En su escrito, el fiscal superior de Cataluña insiste al máximo responsable de los Mossos que concrete la situación administrativa de Escolà, en relación con su pertenencia al cuerpo.