Actualidad

«Vamos a por todas, esto va en serio»

Mas iniciará el proceso hacia la independencia el 28 de septiembre si logra mayoría

La lista unitaria independentista de Artur Mas y Oriol Junqueras ya tiene nombre «Juntos por el Sí». También tiene una fotografía con el cinco inicial, la que se hicieron ayer Raül Romeva, las líderes de la ANC y Òmnium –Carme Forcadell y Muriel Casals–, Mas y Junqueras, durante la presentación de la candidatura en la terraza del Museo de Historia de Cataluña. Y tiene proyecto, iniciar la llamada «desconexión» con España el día después de las elecciones si consiguen una mayoría suficiente.

Publicidad

¿Qué consideran una mayoría suficiente? En principio, 68 escaños de los 135 en juego, los necesarios para alcanzar la mayoría absoluta, un hito que CiU y ERC han logrado siempre, aunque por separado, con CDC yendo de la mano con Unió y con un programa electoral para afrontar una legislatura no un plebiscito.

«Vamos a por todas, ya no tenemos margen, esto va en serio», avisó Romeva en su primer discuros como cabeza de lista. «Si el 27-S tenemos la mayoría necesaria, queremos que el Parlament de Cataluña inicie el mismo día después el proceso para proclamar la independencia», avanzó.

Su idea es encarrilar este proceso con una declaración formal en la primera sesión parlamentaria donde proclamarán que, en virtud del mandato recibido por la ciudadanía, se inicia el camino hacia la independencia. Esta declaración «se hará llegar a las autoridades del Estado, de la Unión Europea y de la comunidad internacional».

A continuación, se iniciará el proceso para elaborar y aprobar una Constitución que culminará con la «proclamación de la independencia», con la que se pretende hacer efectiva la «desconexión respecto del orden jurídico español vigente». Inmediatamente, el Parlament aprobará la «ley de transitoriedad jurídica» que debería regular de forma provisional los elementos estructurales del nuevo Estado y la cláusulas generales para garantizar la continuidad de los servicios de la administración. Con este marco jurídico, se iniciará la última fase de elaboración de la Constitución del nuevo estado independiente con la convocatoria de unas elecciones constituyentes en un periodo máximo de 18 meses desde el 27-S.

Publicidad

En estas segundas elecciones, la lista unitaria será historia y entonces sí, dijo Romeva «que las gane el mejor». El cabeza de lista de «Juntos por el Sí» admitió que «lo que estamos haciendo no es normal». Insistió en que «nos hemos unido para poder hacer cosas que son normales». Incluso no escondió sentirse contariado, «esto es muy extraño».

También explicó que en el caso de que en algún momento del proceso el Estado bloqueara el autogobierno de Cataluña, el propio gobierno catalán y el Parlament procederán a la proclamación de la independencia y a la aprobación de la ley de transitoriedad jurídica.

Publicidad

La ley de transitoriedad aprobada o con otra norma paralela se fijarán como una Constitución provisional para burlar las decisiones del Alto Tribunal.

Mas cedió protagonismo a Romeva que enarboló la bandera de lo social. El presidente de la Generalitat insistió en que el proceso no se hará «de cualquier manera», sino que seguirá una hoja de ruta «preacordada», en base a los trabajos «bien hechos» realizados por el Consejo Asesor para la Transición Nacional, un órgano que es de la Generalitat.

Por su parte, el líder de ERC, Oriol Junqueras, destacó que se ha alcanzado «un acuerdo excepcional para retos excepcionales», y remarcó que avanzar hacia la independencia no es «sólo un derecho sino una necesidad» para garantizar mejores prestaciones a los ciudadanos.

La presidenta de Òmnium Cultural y número tres de la lista por Barcelona, Muriel Casals, tuvo unas palabras para «recordar el pasado del que venimos, de épocas de resistencia», donde «el sueño del catalanismo de transformar España se ha demostrado como imposible».

Forcadell, que irá de número dos en la lista, hizo su papel de arengar a las tropas soberanistas a salir a la calle la Diada.

Publicidad