La manada de Manresa, condenada por abuso sexual y no por agresión

Les impone penas de entre 10 y 12 años de prisión y absuelve a otro joven juzgado por los mismos hechos

Uno de los acusados a la salida del juzgado, en una imagen de archivo
Uno de los acusados a la salida del juzgado, en una imagen de archivo

Les impone penas de entre 10 y 12 años de prisión y absuelve a otro joven juzgado por los mismos hechos

Les impone penas de entre 10 y 12 años de prisión y absuelve a otro joven juzgado por los mismos hechos

La conocida como manada de Manresa, siete hombres de entre 19 y 39 años acusados de abusar sexualmente de una chica de 14 años en octubre del 2016, han sido condenados, por abuso sexual y no por agresión. La Audiencia de Barcelona ha impuesto penas de entre diez y doce años de prisión a cinco de ellos. Los dos restantes han sido absueltos, uno de ellos estaba acusado del mismo delito y el otro, por omisión de socorro.

El tribunal ha descartado la tesis de la Fiscalía de que los procesados se valieron de su superioridad numérica y el estado de ebriedad de la víctima para intimidarla y agredirla sexualmente y muestra su "sorpresa"por el hecho de que el ministerio público, que inicialmente acusaba a los procesados de abusos, lo elevara a agresión sexual en sus conclusiones definitivas.

Para la sala, los hechos deben ser calificados de abuso porque la víctima se encontraba "en estado de inconsciencia, sin saber qué hacía y qué no hacía"y sin poder "determinarse y aceptar u oponerse a las relaciones sexuales"con los procesados, quienes no tuvieron que emplear "ningún tipo de violencia o intimidación"contra ella.

Los hechos ocurrieron en una fábrica abandonada de Manresa en octubre de 2016. Los jóvenes se encontraban celebrando un botellón cuando, según el escrito de la Fiscalía, los acusados aprovecharon la situación de embriaguez de la menor para abusar de ella. En primer lugar, el acusado Bryan Andrés M. se llevó a la menor a una caseta abandonada y abusó sexualmente de ella.

Momentos después, el chico volvió junto a sus amigos para animarles a hacer lo mismo que él acababa de hacer con la menor. El resultado fue de que los seis jóvenes se turnaron cada 15 minutos para abusar sexualmente de la chica mientras otro de los jóvenes se masturbaba observando la agresión, sin impedirla.

La fiscalía había decidido elevar a agresión sexual la acusación contra los seis procesados ​​por violar la chica, que entonces tenía 14 años, en la línea de lo que había mantenido desde el inicio la acusación particular. La Audiencia, sin embargo, ha descartado este delito y ha impuesto una pena de 12 años de prisión para dos de los acusados, y una de 10 para tres más.

La fiscalía decidió finalmente pedir para los acusados ​​penas de prisión de entre 14 y 15 años. Por su parte, la acusación particular en reclamaba entre 15 y 20, mientras que la defensa pedía la absolución de los acusados. La Audiencia , finalmente, considera probado que la menor estuvo tomando bebidas alcohólicas y fumando algún porro en un botellón al que acudió junto a un grupo de amigos, el 29 de octubre de 2016, en una fábrica abandonada situada en el Camí Torre d'en Viñas de Manresa, por lo que perdió la conciencia "de lo que pasaba y lo que hacía"y no la recuperó hasta la mañana siguiente.