La presión policial reduce a la mitad los carteristas en el metro

La red del metro barcelonés está considerada por los cuerpos policiales uno de los focos de delincuencia más conflictivos de la ciudad
La red del metro barcelonés está considerada por los cuerpos policiales uno de los focos de delincuencia más conflictivos de la ciudad

El metro de Barcelona siempre ha sido uno de los sitios favoritos para actuar de los carteristas que operan en la ciudad. No obstante, las patrullas mixtas formadas agentes de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana parecen haber solucionado, en parte, este problema, que afecta especialmente a los turistas.

La cifra de carteristas que son identificados cada día por los agentes en el metro ha caído a la mitad en dos años, ya que en 2011 se calculaba que había unos 150 ladrones actuando diariamente, y ahora son unos 70 u 80.

Efecto disuasorio

En una entrevista a Ep, el subjefe del área de seguridad del Transporte Metropolitano de los Mossos, el subinspector Carles Vallès, explicó que esto se debe al trabajo policial y a las incipientes órdenes de alejamiento de las estaciones de metro dictadas por los jueces porque «genera un efecto disuasorio importante».

A su juicio, y pese a que valora estas cifras como positivas, el reto es continuar esta tendencia, lo que obliga a afinar más las técnicas de investigación porque «el carterista se ha profesionalizado».

Vallès indicó que han detectado que muchos carteristas que actuaban en el suburbano barcelonés se han desplazado otras ciudades, incluyendo Madrid. Los Mossos y la Urbana han realizado 862 detenciones hasta noviembre, lo que supone casi tres de media al día y un aumento del 2,3 por ciento respecto a al mismo periodo del año pasado.

En lo que va de año, hasta noviembre, se han registrado en el transporte público de Barcelona (metro, Ferrocarrils de la Generalitat, Cercanías, tranvías y autobuses) 22.039 hechos delictivos, de los que 19.959 son hurtos y faltas de hurto, lo que supone un 90,56 por ciento del total. La tendencia desde 2011 ha sido a la baja, ya que ese año hubo 27.752 hechos delictivos .