La Shopping Night se viste de gala

Las tiendas del Paseo de Gracia y alrededores volverán a abrir hasta la madrugada el 30 de noviembre después de estar a punto de cancelarse por la problemática situación política

La celebración del año pasado reunió a muchos curiosos en los aledaños del Paseo de Gracia
La celebración del año pasado reunió a muchos curiosos en los aledaños del Paseo de Gracia

Las noches son como esa enorme boca de dragón a punto de escupir fantásticas bolas de fuego. Por lógica, eso convertiría al fuego en el día. Es decir, el día puede ser donde el milagro ocurre, pero siempre es por la noche cuando se hace posible.

Las noches son como esa enorme boca de dragón a punto de escupir fantásticas bolas de fuego. Por lógica, eso convertiría al fuego en el día. Es decir, el día puede ser donde el milagro ocurre, pero siempre es por la noche cuando se hace posible. Muchos han querido adjudicarse la noche para sí mismos, sobre todo los locales de ocio y la restauración, haciendo creer que ese es su espacio natural. ¡No! Nada más lejos de la realidad. La noche es de todos, de las casas particulares, de los centros cívicos, de los museos, bibliotecas, teatros, cines, incluso de los comercios.

Desde hace unos años, Barcelona cuenta con su propia Shopping Night, una iniciativa que, como la noche de los museos, permite dejar abierto a los comercios más allá de la medianoche y así otorgar al hecho de comprar esa magia creativa que va asociada con la noche. La iniciativa ha ido creciendo y ha atraído a todo tipo de gente, consolidándose como una velada festiva y social, con multitud de actividades culturales asociadadas. La magia de la noche se ha liberado por fin.

50 años de Gauche Divine

Sin embargo, este año la complicada situación política ha puesto en peligro su celebración. La noche ha estado a punto de volver a ser secuestrada. En este caso, el problema ha sido la falta de sponsors, que no veían clara la estabilidad social en Cataluña para organizar jornadas festivas. Según Luis Sans, presidente de la Asociación Paseo de Gracia, todo «ha pendido de un hilo» y sólo la mayor implicación de los promotores principales ha permitido celebrar su octava edición.

De esta forma, el 30 de noviembre los comercios de Paseo de Gracia y alrededores, 81 puestos definidos en total, volverán a abrir sus puertas hasta la una de la madrugada para celebrar esta gran fiesta del consumo que ayuda a abrir boca a las compras de Navidad.

Esta edición estará dedicada a rememorar el 50 aniversario del movimiento cultural de la Gauche Divine. El espíritu de un colectivo que «aportó modernidad a la Barcelona de finales de los sesenta», según Sans, estará omnipresente en todos los espacios, con la actriz y modelo Teresa Gimpera, considerada musa de aquel movimiento, como imagen de esta edición.

Con el recuerdo de aquella época como trasfondo, el Palau Robert se transformará esa noche en Cadaqués, y allí se celebrará la fiesta oficial del evento. También habrá un espacio dedicado a las escuelas de diseño, que este año se centrarán en la revolución que supuso la minifalda en aquella época, y habrá un escenario con actuaciones musicales en la calle Provença, entre Passeig de Gràcia y Pau Claris que recreará el ambiente que se vivía en la mítica discoteca Bocaccio, entre otros atractivos. Hay quien dice que Barcelona necesita una nueva sacudida cultural como aquella. Hasta entonces, habrá que conformarse con homenajearla.