Libros

La voz de los recién llegados

Àlex Rigola secundado por Balla Moussa, Ibra Ba e Ibra Sembene, protagonistas de «Migraland», que se estrena en Salt
Àlex Rigola secundado por Balla Moussa, Ibra Ba e Ibra Sembene, protagonistas de «Migraland», que se estrena en Salt

A los 33 años, Ibra Sembene se marchó de su Senegal natal y buscó refugio en lo que él creía el sueño europeo. Llegó a España y después de mil y una vicisitudes, se estableció en la pequeña localidad gironina de Salt. Han pasado cinco años y aquel sueño europeo que le hizo abandonarlo todo no es más que una broma pesada. Hace cinco meses que está en el paro y ha decidido que ya es hora de que los demás conozcan su historia.

Balla Moussa también es del Senegal y llegó a Cataluña en 2006, con 27 años. Ahora, casado con una catalana y trabajando de auxiliar en un hospital, escribe sin descanso la historia de su vida, desde su época en el ejército hasta la actualidad. Lo hace para que su hijo catalán pueda saber la verdadera historia de su padre. Por su parte, Ibra Ba es un joven poeta de 22 años que llegó a España hace cuatro años. No trabaja, estudia un curso de hostelería y como sus compañeros, este sábado debuta en el teatro contando la historia de su vida.

El Festival Temporada Alta acoge este sábado el estreno de «Migranland», montaje que deja a catorce inmigrantes que expliquen su propia historia. Parte de la Obra Social de La Caixa, la iniciativa está dirigida e ideada por Àlex Rigola, que hizo un hueco en su apretada agenda para involucrarse en un proyecto singular que pretende dar voz a los más desfavorecidos y romper los tópicos de la figura del inmigrante. «No queremos hacer teatro amateur, sino teatro documento, partir de lo que ellos pueden ofrecer, cear un espacio donde ellos puedan expresarse», comentó ayer Rigola.

La odisea de Ulises

El nexo de unión que articula las diferentes historias es la idea de viaje de «La odisea»» de Homero. Cada inmigrante es una especie de Ulises, héroe dispuesto a sobrevivir a todas las dificultades. El espectáculo es itinerante y hará que el público tenga que moverse por diferentes espacios para unir el hilo de todas las historias. «Queremos que los espectadores vivan el montaje como un viaje, una experiencia que les sitúe en la piel del otro y les haga entender por las dificultades por las que han de pasar estas personas», señaló Rigola.

Los inmigrantes son residentes de Salt, localidad de 30.000 habitantes en la que se hablan más de 50 idiomas, igual que en Nueva York. Por eso tenía todo el sentido del mundo realizar el montaje aquí. Los protagonistas son de Senegal, Gambia, Marruecos, Cuba y Chile y debutan en el teatro. «No tengo dinero, pero puedo ofrecer mis manos y mi esfuerzo para ayudar a los demás. Por eso me gusta esta iniciativa, porque invita a la solidaridad, a ponerse en la piel de los demás», comentó Sembene.

La experiencia ha sido especial para todos, Rigola el primero, y busca que el arte y la cultura sea la herramienta que cohesione a la sociedad. «Todas estas historias son un ejemplo de humildad crítica, un espejo donde mirarnos», aseguró el director teatral.