Los abogados critican la «dejadez» de las administraciones con los afectados por el amianto

Se cumplen diez años de la primera condena por culpa de esta sustancia en Cataluña

Se cumplen diez años de la primera condena por culpa de esta sustancia en Cataluña

Desde el bufete de abogados Colectivo Ronda, que lleva muchos de estos casos, se lamenta una especie de «dejadez» de las administraciones en lo referente a las enfermedades causadas por el amianto en las empresas. Las denuncias y explicaciones comunicadas a LA RAZÓN coinciden con el décimo aniversario de la primera condena en Cataluña por este motivo. Fue el 4 de junio de 2009.

Fuentes del citado bufete denunciaron que «se trata de un problema de las administraciones», y añadieron que, por ejemplo, según la Unión Europea, Alemania tiene 128 veces menos casos de este tipo. Otra complicación es el cáncer de pleura, que solo puede ser provocado por el amianto, y sigue sin estar asignado a enfermedades profesionales. También se añade la tradicional lentitud judicial, que es crónica, teniendo en cuenta que los abogados denuncian que inician las negociaciones con los afectados y acaban con los herederos, debido a la gravedad de las enfermedades provocadas por el amianto.

Todo comenzó hace diez años, cuando hubo la citada condena pionera en Cataluña. Se abrió una vía para centenares de víctimas del amianto, ya que por primera vez un juzgado penalizó a la empresa Uralita. En España, desde 1940 existe una normativa contra el amianto, pero la prohibición de verdad llegó finalmente en 2002.

Fueron tres las denuncias que detonaron el inicio de esta condena pionera. Por parte de un ex trabajador de Cerdanyola Uralita y de dos viduas de ex empleados. Desde ese momento, en estos diez años, el Colectivo Ronda ha atendido más de 500 procedimientos, con un importe total pagado de 23 millones de euros, por parte de Uralita, ahora llamada Coemac.

Pese a que en teoría en España la presencia del amianto está prohibida desde el año 2002, este material sigue presente en diversos ámbitos de la sociedad, como por ejemplo se ha visto en los últimos meses en el Metro de Barcelona, con diversos casos de empleados afectados por esta sustancia. Hay otros ejemplos en la ciudad, como techos y estructuras parecidas.

Respecto al Tribunal Supremo, desde el Colectivo Ronda que aproximadamente el 98 por ciento de las denuncias presentadas acaban siendo favorables, aunque una de sus abogadas lamentó que «cada vez se reconocen menos enfermedades profesionales».

No se trata de un asunto menor, teniendo en cuenta que el amianto puede causar cáncer de pulmón y otras enfermedades, casi siempre entre los trabajadores que han utilizado este tipo de material.