Los expertos empiezan a detectar casos de melanoma en adolescentes

La Razón
La RazónLa Razón

Hoy se conmemora el día del Euromelanoma, una excusa para que 29 países de la Unión Europea incidan en la prevención de este tipo de cáncer de piel, y otros, difundiendo el máximo de conocimientos sobre la enfermedad y cómo evitarla y recogiendo datos para mejorar las campañas futuras. Y, es que, aunque esta iniciativa lleva años repitiéndose, aún hoy parece que la sociedad sigue sin entender lo peligroso que es exponerse al sol muchas horas y sin protección alguna. «Se están diagnosticando casos de melanoma en adolescentes», explica la jefa de investigación de melanoma del Idibaps-Hospital Clínic de Barcelona, Susana Puig.

Actualmente, el cáncer de piel es el prevalente en las mujeres de edades comprendidas entre 20 y 25 años y en los hombres de entre 25 y 30 años. Su incidencia ha aumentado en los últimos años hasta un 50 por ciento. ¿Por qué? «El sol es el principal desencadenante del cáncer de piel», apunta Puig. ¿Por qué? Sobre todo, porque los rayos UVA son responsables del envejecimiento celular. Sólo hay que recordar el tipo de arrugas, muy profundas, que lucen marineros o esquiadores, por ejemplo, que se exponen durante horas a los rayos del sol. Y el envejecimiento celular es una de las causas que desencadena la aparición de tumores, no sólo de piel.

Explica Puig que el sol es necesario para poder sintetizar la vitamina D, clave para evitar, por ejemplo, el raquitismo en los niños y la osteoporosis en los adultos. Pero, bastan 10 minutos al sol para que se del proceso y, en cualquier caso, se puede complementar la alimentación con aportes de vitamina D.

Globalmente, la mortalidad por un cáncer de piel es del 20 por ciento. Si se detecta en los primeros estadios del tumor, la supervivencia es del ciento por ciento, asegura Puig. Y, añade que las mujeres se diagnostican hasta 10 años antes que los hombres y cuando el melanoma es más pequeño. Que sea así, es clave, porque cada milímetro que avanza la mancha supone un 10 por ciento más de probabilidades de no superar la enfermedad. Esto explica, en parte, que aunque esa peca «sospechosa» sea visible desde un principio, muera la gente por melanoma. A pesar de no ocupar una zona importante del cuerpo, puede crear metástasis rápidamente, especialmente un tipo de melanoma que crece muy rápidamente y llega a los vasos sanguíneos en cuestión de meses. Más lento es el crecimiento de otros dos tipos de melanoma, el que se extiende como una balsa de aceite en la piel y que aparece en plantas de los pies o las palmas de las manos. También puede aparecer en las uñas, como si de una línea dibujada a bolígrafo se tratara para multiplicarse como una código de barras con el tiempo.

En cualquier caso, los expertos señalan que es conveniente controlarse las pecas o manchas una vez al mes frente al espejo y acudir al dermatólogo un vez al año y en caso de duda o aparición de un lunar nuevo que se expande rápidamente no demorar la visita al especialista.