Los neumólogos abogan por equipar el cigarrillo electrónico con un fármaco

La Razón
La RazónLa Razón

Barcelona- Los neumólogos abogan por equiparar los cigarrillos electrónicos a un producto «medicamentoso». Aunque la iniciativa pueda parecer chocante en un principio, el objetivo es, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), poder evaluar este tipo de cigarrillos con las mismas exigencias que los fármacos y someterlos a controles de calidad.

«De esta forma, los riesgos que se han detectado en cuanto a la toxicidad provocada por falta de control de los componentes de los líquidos o por manejo inadecuado de las distintas partes del cigarrillo electrónico, podrían ser evitados», señaló la presidenta de la Separ, Pilar de Lucas. Las sustancias que suelen estar presentes en el líquido del cigarrillo electrónico son la nicotina, la glicerina y el propilenglicol. «Cabe señalar que algunas marcas no contienen nicotina y que las que la contienen lo hacen en menor porcentaje que en los cigarrillos habituales», apuntó el director del programa en Investigación en Tabaquismo de Separ, Carlos Jiménez. Y, añadió, «el propilenglicol y la glicerina son inocuos cuando son utilizados por vía oral. No obstante, cuando son utilizados por vía inhalada, su inocuidad no ha sido claramente demostrada».

Más aún, la falta de control de los cigarrillos electrónicos y de los líquidos que se inhalan hace imposible que se lleven a cabo estudios científicos. Como señala la Separ, se han realizado algunos análisis que apuntarían que este producto puede ser beneficioso a la hora de dejar el hábito del tabaco, pero las conclusiones no son fiables por «las importantes deficiencias metodológicas». De ahí también, que sea importante regular este nuevo producto.