Martí renuncia a las primarias sin haber reunido los avales necesarios

El precandidato, que tenía 400 de las 869 firmas requeridas, tira la toalla sin contrapartidas

Meritxell Batet y Carles Martí, ayer, reunidos en la sede del PSC
Meritxell Batet y Carles Martí, ayer, reunidos en la sede del PSC

Una sola reunión presencial y algunas conversaciones telefónicas con Meritxell Batet bastaron ayer a Carles Martí para tirar la toalla en la carrera de las primarias del PSC para ser el candidato por Barcelona en las elecciones al Congreso. Martí aseguró que no obtiene nada a cambio de esta renuncia. «Batet no se ha comprometido a nada conmigo respecto a la lista. Yo me volveré a postular para ir entre los candidatos, pero ya se verá. Que voy al Congreso, fantástico. Que no voy al Congreso, fantástico. Que voy al Senado, fantástico. Que no voy al Senado, fantástico», resumió.

El pasó atrás del dirigente del PSC se produjo cuando tan solo faltaban 48 horas para reunir 869 firmas de apoyo de militantes del partido, es decir, el 5 por ciento del total. De estos 869 avales, Martí totalizaba ayer a mediodía 400. Sin embargo, aseguró que estaba «en disposición» de alcanzar 900. «Agradezco a las 400 personas el aval que habían comprometido», se limitó a decir sin entrar en más detalles sobre esta barrera.

Su comparecencia, de hecho, se centró en ofrecer una prolija explicación sobre los contenidos de las conversaciones que ha mantenido con Batet. Todas ellas en la línea de compartir la convicción de que las elecciones generales del 26-J «no son una segunda vuelta» del 20-D, sino que son una oportunidad para propiciar «una sacudida» al proyecto del PSC. No hubo mayores concreciones ni tampoco consensos en la línea de renovar el conjunto de las listas socialistas.

Batet, por tanto, será la candidata del PSC a las elecciones generales en sustitución de Carme Chacón, quien tampoco quiso aclarar en su momento las razones de su adiós. Martí, de hecho, se da por satisfecho con la retirada de Chacón y aseguró que Batet puede encarnar «el cambio y el consenso» que él mismo defiende. «No tiene sentido ir a unas primarias cuando dos personas representan prácticamente lo mismo», afirmó la antigua mano derecha de Jordi Hereu.

Aunque Martí subrayó en todo momento que no ha habido ningún tipo de pacto sobre la configuración de las listas, la vicesecretaria del PSC, Núria Parlon, lanzó un aviso para navegantes: «No podemos pervertir los procesos. Si hemos hecho una apuesta por la cultura de las primarias, no puede ser que Martí vaya de número dos de Batet. Eso sería claramente dinamitar el proceso de primarias y no sería aceptable. Unos acuerdos previos a partir de presiones sería una imagen nefasta», afirmó en TV3.

La candidata in pectore, por su parte, quiso «dejar claro» que «en ningún momento hemos hablado de listas ni de nombres, porque esta decisión no nos corresponde a nosotros, sino al conjunto de la organización del PSC». Agradeció, en este sentido, la «generosidad» de Carles Martí al retirarse de las primarias, y abogó por impulsar un proyecto «ilusionante, mayoritario y renovador» si cuenta con el apoyo de la militancia.

«Aunque las primarias son un gran ejercicio de democracia interna , creo que en este momento su renuncia y generosidad pueden fortalecer el proceso, garantizar la unidad interna y empezar a trabajar para la cita electoral del 26 de junio», sentenció.