Europa

Mas activa su diplomacia para buscar apoyos a la consulta en Europa

Mas acudió a la Ciutadella, donde tuvo lugar la fiesta de actividades infantiles de la Tamborinada
Mas acudió a la Ciutadella, donde tuvo lugar la fiesta de actividades infantiles de la Tamborinada

La búsqueda de complicidades de cara a convocar la consulta soberanista tiene una de sus patas en el extranjero. Hasta ahora, Artur Mas no ha conseguido apoyo internacional ni en sus viajes a Bruselas ni en la visita de mandatarios extranjeros al Palau, pero la Generalitat confía en que la estrategia apenas acaba de comenzar y dará sus frutos.

Hoy el presidente de la Generalitat viaja a París para participar en la VIII Conferencia Global de la Unesco que lleva por título «¿La transición está marcha?». Por la tarde, resumirá el par de reuniones que tendrá durante la jornada en la «embajada» catalana en París. Las cinco «embajadas» de la Generalitat, así como su red de 35 oficinas comerciales, son clave para vender el soberanismo y especialmente para buscar apoyos de cara a convocar la consulta que no cuenta con ninguna simpatía del Ejecutivo.

Los «embajadores»

El Govern está redoblando su acción exterior y esta semana toda la artillería se hará visible en París. Más allá del viaje del president, el Diplocat de la Generalitat ha organizado unas jornadas en la ciudad del Sena para explicar la consulta soberanista. Cabe recordar que el Diplocat ha sido concebido como una especie de «diplomacia moderna» cuyo argumentario interno tilda de «caótica» y «recentralizadora» la España actual. Por contra, su secretario general, Albert Royo, afirma en declaraciones a Efe que «queremos ofrecer una aproximación rigurosa y académica al proceso iniciado en Cataluña».

Los debates que ha organizado para este viernes junto con el instituto de estudio políticos Sciences Po, bajo el título «La ley al servicio de los pueblos: el derecho a decidir de Cataluña», tendrán como participantes, entre otros, a la presidenta de la organización independentista Òmnium Cultural, Muriel Casals, y el eurodiputado de CiU Ramon Tremosa.

La Generalitat trabaja para que la comunidad internacional reconozca el referéndum que amparará bajo la ley de consultas que tramita en el Parlament, si no hay acuerdo con el Estado. La agenda soberanista ha vuelto a poner por las nubes la tensión entre la Generalitat y el Gobierno y, si bien después de su reunión privada en Moncloa, Rajoy y Mas apostaron por el diálogo, ahora el cruce de mensajes es público y notorio.

Mas aseguró ayer que hay países pequeños que «viven mucho mejor que España con su 27 por ciento de paro». Fue su respuesta al portazo que el presidente del Gobierno dio a los planes soberanistas durante su intervención el sábado en la clausura de las jornadas del Círculo de Economía en Sitges. Mas dijo que la de Rajoy «es una visión sesgada de la realidad porque de lo que se trata realmente es que los países vayan bien para que la gente viva bien». A su juicio, los países pequeños pueden tener políticas «mucho más sensibles» para que los ciudadanos puedan vivir mejor. «De hecho, ahora los países más competitivos en el mundo y con niveles de bienestar más grande son precisamente países pequeños, Suiza, Suecia, Dinamarca y Austria, más o menos como Cataluña», sentenció en la fiesta de la Tamborinada que la Fundación la Roda organizó en la Ciutadaella.

Desde el PP, el vicesecretario general de Estudios y Programas, Esteban González Pons, aseguró que Mas «engaña» a los catalanes cuando asegura que «hay un futuro catalán fuera de Europa». Recalcó que hablar de una Cataluña independiente fuera de Europa «es simplemente mentir», dado que «fuera de Europa, de verdad, no puede haber ni patriotismo de la libertad, ni patriotismo de la democracia, ni patriotismo de la prosperidad».