Mas aumentará sus viajes al extranjero en busca de avales para la consulta

Cataluña avisa de que potenciará su acción exterior «diga lo que diga» el Gobierno

Mas será la voz cantante de la acción exterior catalana y redoblará sus viajes para explicar el «conflicto»
Mas será la voz cantante de la acción exterior catalana y redoblará sus viajes para explicar el «conflicto»

El Ministerio de Asuntos Exteriores puede decir misa sobre los viajes de Artur Mas, sobre los acuerdos que alcance la Generalitat con organismos internacionales o sobre la apertura de nuevas delegaciones catalanas en el extranjero. Cataluña no va a renunciar a sus intenciones de potenciar su acción exterior esta legislatura. La respuesta del gobierno catalán al anteproyecto que ultima el ministro José Manuel García-Margallo para tutelar la acción exterior de las Comunidades Autónomas ha sido «si no quieres caldo, toma dos tazas».

Después de que Mas tachara de «nacionalismo rancio» el anteproyecto de ley de Acción Exterior que prepara el Gobierno, el conseller de la Presidencia, Francesc Homs, de quien depende la secretaría de Exteriores, reafirmó ayer que Cataluña intensificará sus relaciones internacionales «diga lo que diga» el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Es más, avanzó que el president de la Generalitat hará más viajes que en la anterior legislatura con el pretexto de reactivar la economía, pero también para internacionalizar el proceso soberanista.

Estrategia internacional

Mas buscará el aval de la comunidad internacional a su consulta por si el Gobierno o los tribunales acaban prohibiendo la celebración del referéndum . El president será la voz cantante de la acción catalana en el extranjero. Se reunirá con las delegaciones a las que en la anterior legislatura ya se les pidió que diseñaran una estrategia adaptada a su territorio para exportar el proceso catalán.

«Haremos más acción exterior que nunca, por la situación económica y el proceso político iniciado en Cataluña», avanzó Homs al Gobierno a quien reprochó que «en un momento como el actual, pensar que esto de ir fuera es un capricho es ser de dos siglos atrás».

El anteproyecto sobre el que trabaja el Ministerio de Asuntos Exteriores obliga a las autonomías a informar de sus viajes y actuaciones en el extranjero para que el Gobierno pueda evaluar si se adecuan a sus objetivos.

Aunque el Ministerio de Asuntos Exteriores no podrá prohibir a Mas viajar al extranjero, sí le puede quitar el apoyo logístico que presta desde las embajadas. Cataluña cuenta con una red de 35 oficinas comerciales en todo el mundo para apoyar a empresarios. Además, tiene cinco delegaciones institucionales, la polémicas «embajadas», en Bruselas, París, Londres, Berlín y Nueva York, a las que los presupuestos de 2012 dedicaron 1,2 millones. Para sacar adelante los presupuestos de 2011 y 2012, el PP exigió a Mas el cierre de la «embajada» de Buenos Aires y frenó la apertura de dos sedes en China y Marruecos, bajo el argumento de que hay que concentrar el gasto en la reactivación de la economía. Un argumento que ayer se le giró en contra, cuando Homs cargó contra el despilfarro del Gobierno en embajadas. «No gastaremos 330.000 euros en cuberterías y manteles para las embajadas», como ha hecho el Gobierno, según ha publicado el BOE, «haremos una política exterior más modesta».