Máxima seguridad de los Mossos por la verbena

El cuerpo policial aumenta en un 25 por ciento su dispositivo de vigilancia para evitar disturbios, en una de las noches más complicadas de todo el año en Barcelona. La Guardia Urbana también mejora la seguridad

La Policía Autonómica aumenta un 25  por ciento su control y vigilancia respecto a la verbena de San Juan
La Policía Autonómica aumenta un 25 por ciento su control y vigilancia respecto a la verbena de San Juan

El cuerpo policial aumenta en un 25 por ciento su dispositivo de vigilancia para evitar disturbios, en una de las noches más complicadas de todo el año en Barcelona. La Guardia Urbana también mejora la seguridad.

Llega la verbena de San Juan en Cataluña y por lo tanto la vigilancia se extrema, sobre todo porque en los últimos años se han producido diversos incidentes relacionados con este evento. Un total de 3.477 efectivos del cuerpo de Mossos d’Esquadra trabajarán durante la noche de hoy, lo que supone un incremento del 24,45 por ciento respecto al año anterior. Entre otras medidas, se prevé la realización de 74 controles de drogoalcoholemia entre las 22.00 horas del día 23 y las 10.00 horas del 24.

Lo explicó ayer el conseller de Interior, Jordi Jané, en una rueda de Prensa junto al director general de la Policía, Albert Batlle; la directora del Servei Català de Trànsit (SCT), Maria Eugenia Doménech; el director general de Protección Civil, Joan Delort, y el director general de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos, Juli Gendrau.

Los agentes que patrullarán durante la verbena, 406 pertenecen a la Unidad de Seguridad Ciudadana (USC); 212, a unidades de orden público y 296, a agentes de tráfico: «Nos gustaría que los controles fueran preventivos y tuvieran un efecto disuasivo y que la gente que ha de conducir, no beba», afirmó Jané.

Durante todo el fin de semana, la PolicíaAutonómica 1.219 controles, de los que 346 serán de drogoalcoholemia; 277, de distracciones; 204, de seguridad pasiva; 157, de velocidad; 149, de control de motocicletas y 86, en el ámbito del transporte.

El conseller alertó de que este año se da una «situación excepcional, ya que Sant Joan cae en jueves» , al ser festivo el viernes y coincidir en que es el primer fin de semana de vacaciones escolares, se prevé que 525.000 coches saldrán de Barcelona y se producirá un efecto embudo.

El conseller recordó que, en 2011, la verbena también fue un jueves y «muchos se acabaron comiendo la coca en un área de servicio»; que la operación retorno coincide con la jornada electoral y que, quienes puedan adelantar su vuelta, eviten volver el domingo.

Los efectivos de los Bomberos de la Generalitat se reforzarán en 170, prácticamente el doble que en una noche normal, según Jané, que ha explicado que el año pasado realizaron más de 600 salidas desde las 20.00 horas del día 23 hasta las 8.00 horas del 24 cuando, en un día normal, realizan 39.

El conseller informó que Protección Civil activará en fase de prealerta el Plan Procicat, mediante el cual se realizará un seguimiento especial para responder en situaciones de gran emergencia que puedan producirse.

Incidió en que San Juan es una de las dos noches –la otra es Fin de Año–- en la que se registran más llamadas al teléfono de emergencias 112 y que, en 2015, las alertas recibidas la noche del 23 por incidentes relacionados con la verbena fueron 3.800 en toda Cataluña. Falta por cer lo que ocurrirá en esta nueva verbena de San Juan en Cataluña.