Oleguer Pujol se queja a la Audiencia de la filtración de sus datos fiscales

Oleguer Pujol, hijo del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, se ha quejado a la Audiencia Nacional de la filtración de sus declaraciones tributarias. La defensa del benjamín de la familia Pujol Ferrusola ha dirigido un escrito al juez Santiago Pedraz –que le investiga por delito fiscal y blanqueo– en el que expresa su malestar por la divulgación de sus datos tributarios, según confirmaron fuentes fiscales. El magistrado ya ha remitido un oficio a la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de la Policía para que abra una investigación al respecto. En particular, Oleguer denuncia que algunos de los documentos publicados fueron incautados por los agentes en su domicilio de Barcelona el pasado octubre, cuando fue detenido y puesto en libertad tras negarse a declarar.

Según esas mismas fuentes, la defensa del hijo menor de Jordi Pujol se queja de unas anotaciones manuscritas realizadas en un impreso del modelo 720, la declaración sobre bienes y derechos situados en el extranjero, en el que Oleguer declaraba 89.097.627,66 euros en paraísos fiscales como Guernsey (Islas del Canal), Tortola (Islas Vírgenes Británicas), Willemstad (Curaçao), Isla de Man o Bahamas. El documento con las anotaciones de puño y letra del benjamín del clan Pujol fue publicado por el diario «El Mundo».

Ese mismo impreso figura en la voluminosa información enviada por la Agencia Tributaria al juez Pedraz el pasado enero, en la que consta que Oleguer Pujol regularizó 748.538 euros dos días antes de que, el 25 de julio del pasado año, su padre confesara que la familia había ocultado durante 34 años una fortuna en el extranjero. Esa declaración complementaria por «una ganancia no justificada» correspondía al IRPF de 2009.

Ahora, tendrá que ser la UDEF la que intente esclarecer la filtración que denuncia el imputado, que todavía no ha sido citado a declarar por el juez Pedraz a la espera de que la unidad policial remita a la Audiencia Nacional un primer informe de análisis de la documentación intervenida en la operación que llevó a la detención del hijo de Jordi Pujol. Para hacerse una idea de la cantidad de información incautada y la tarea a la que se enfrenta la UDEF, baste apuntar que no ha sido hasta la semana pasada cuando la Audiencia ha terminado de copiarla a soporte digital en su totalidad. Paralelamente a esa investigación policial, la Agencia Tributaria sigue adelante con la inspección a Oleguer Pujol, pese a la oposición de la Fiscalía, que se opuso a la decisión de Pedraz de permitir a Hacienda que continúe con su labor pese a la investigación penal en marcha, algo que Anticorrupción tachó de «incongruente», teniendo en cuenta que el juzgado tiene adscritos a dos funcionarios para auxiliar al magistrado en la parte fiscal de la instrucción.

En la información remitida por la Agencia Tributaria a la Audiencia consta que Oleguer controlaba, a 31 de diciembre de 2012, casi un centenar de cuentas bancarias como titular, apoderado o autorizado, 81 de ellas en España y el resto (hasta 96) en las Antillas Holandesas, Islas del Canal, Lisboa, Londres y Andorra. Esa misma documentación revela que el benjamín de la familia Pujol Ferrusolan admitió que «no dispone de documentación» que acredite el supuesto legado de su abuelo Florenci, al que Jordi Pujol atribuye el origen de la fortuna oculta fuera de España. Incluso reconoció que desconoce si existe algún papel que certifique su existencia (su padre se remitió en enero en su declaración ante la jueza de Barcelona que le investiga a una carta escrita por su progenitor que ni siquiera está firmada).