Ortega insiste en que la consulta es «irreversible»

La Razón
La RazónLa Razón

BARCELONA- Aunque toque debatir sobre presupuestos, en todos los plenos del Parlament que se han celebrado esta legislatura se ha acabado discutiendo sobre el proyecto soberanista de CiU y ERC. Ayer los protagonistas fueron la vicepresidenta del gobierno catalán, Joana Ortega, y el líder de Ciutadans, Alberto Rivera, que instó al Parlament a rechazar una consulta no acordada con el Estado y que respete la Constitución, porque «fuera de la ley sólo hay selva». Ortega sacó las garras para defender la consulta. Insistió en que el camino de Cataluña hacia la autodeterminación es «un proceso absolutamente irreversible», aunque el PSC se haya bajado del tren y el PP diga por activa y por pasiva que no va a permitir la convocatoria de la consulta.

La dirigente de Unió, el partido que lidera Josep Antoni Duran Lleida, y que si bien está a favor de la consulta, rechaza la independencia, alegó que el referéndum cuenta con el 80 por ciento del aval de los catalanes, según revelan las encuestas. El último sondeo del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat , publicado hace apenas un mes, asegura que el 71 por ciento de los catalanes está a favor de que se convoque una consulta para decidir sobre el futuro de Cataluña.

Ortega alegó que «la libertad pasa por dejar y permitir decidir» y que el deber de la Generalitat es «luchar con toda la pasión, firmeza y responsabilidad» para que todos los catalanes puedan manifestar cómo quieren que sean sus relaciones con el resto de España».También incidió en que el gobierno catalán no defiende nada que no esté en el ordenamiento jurídico español. Insistió en que los tratados internacionales son obligatorios y que el Pacto Internacional de los Derecho Civiles y Políticos de Naciones Unidas –firmado por España–, reconoce el derecho de autodeterminación de los pueblos.

Rivera pronosticó que Artur Mas acabará como Ibarretxe y que la federación nacionalista acabará como la UCD, extinguida.