Picasso, entre el cubismo y la guerra

El artista malagueño retoma el protagonismo total en la nueva temporada de su museo

Una imagen de Pablo Picasso como ceramista.
Una imagen de Pablo Picasso como ceramista.

El Museo Picasso de Barcelona presentó ayer las líneas generales de lo que será su nueva temporada expositiva donde, con la colección del museo como eje, destaca con luz propia la muestra «Cubismo y guerra. El cristal en la llama». La exposición cuenta con 80 obras, realizadas entre 1913 y 1919, con la supervivencia de la vanguardia artística en el París de la I Guerra Mundial. Todo ello queda ilustrado con obras de Picasso, pero también de Matisse, Gris, Rivera, Severini o Braque. Podrá verse a partir del 20 de octubre, bajo el comisariado de Christopher Green.

El Museo Picasso también enseñará las últimas adquisiciones y donaciones con las que ha ido enriqueciendo sus fondos. El 25 de febrero se inaugurará la muestra en la que podrán verse piezas de los fondos de David Douglas Duncan, la Editorial Gustavo Gili, Gili-Torra, Brigitte Baer y anónimos, todo ello bajo el cuidado de Malén Gual, Claustre Rafart y Clara Fort.

El Picasso grabador también tendrá su espacio con la exhibición de un conjunto de estampas de la llamada «Suite 156», con alusiones a los grandes maestros.

Otra disciplina tocada por el maestro también ocupará el museo coincidiendo con la celebración del 47 Congreso de la Academia Internacional de la Cerámira. Serán 42 cerámicas de la colección, así como obra gráfica y fotografías ilustrativas de esta faceta.

A partir del 2 de marzo del próximo año, en colaboración con la National Portrait Gallery de Londres, veremos al Picasso retratista con originales procedentes de museos y colecciones privadas internacionales.

Por otra parte, tres telas importantes del pintor permanecerán temporalmente en el museo barcelonés procedentes del Louisiana Museum of Modern Art.