«Podríamos evitar seis muertes al año conectando el tranvía por la Diagonal»

Los expertos de la comisión de estudio arrojan más dudas sobre la viabilidad del proyecto.

Las conclusiones de la comisión se presentarán en febrero, de haber acuerdo se puede rescatar la partida de 401.250 euros para redactar el proyecto.
Las conclusiones de la comisión se presentarán en febrero, de haber acuerdo se puede rescatar la partida de 401.250 euros para redactar el proyecto.

Los expertos de la comisión de estudio arrojan más dudas sobre la viabilidad del proyecto.

Aunque tampoco lo hubiera previsto, Ada Colau perdió la oportundiad de ser recordada como la alcaldesa de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Se habían creado muchas expectativas para que Barcelona se quedara con la sede tras el «brexit», pese a que España ya tiene tres agencias europeas y ciudades como Ámsterdam o Milán eran competidoras sobradamente preparadas. Aunque perder la EMA fue un jarro de agua fría, Colau tenía el mismo plan que Jordi Hereu cuando llegó a Sant Jaume, quería ser recordada como la alcaldesa que dejó un tranvía que conecta la ciudad de punta a punta por la Diagonal.

Pese a que los barceloneses son cada vez más conscientes de que respiran un aire contaminado –superar los límites de contaminación causa 250 muertes y cerca de 1.500 ingresos hospitalarios al año– y de que el principal culpable es el tráfico, conectar el tranvía por la Diagonal despierta muchas reticencias ¡Qué se lo digan al ex alcalde socialista Jordi Hereu, para quien la idea de convocar un referéndum sobre el tema fue el principio de su debacle! Pero Colau está dispuesta a defender el proyecto estrella de su programa. En busca del consenso, arrancó la pasada primavera la comisión de estudio de la conectividad del tranvía por la Diagonal. Pero el desfile de expertos, elegidos por los diferentes partidos, arroja más dudas sobre su viabilidad. Ayer se celebró la quinta sesión, una de las últimas antes de publicar las conclusiones en febrero. Y la pregunta sigue siendo la misma, ¿vale la pena invertir 263 millones de euros en una infraestructura para reducir el paso de 12.500 vehículos cada día entre Francesc Macià y Glòries? Sí, porque ninguna vida tiene precio. Y según David Rojas, uno de los investigadores del ISGlobal que contribuye a diseñar ciudades más saludables, «podríamos evitar seis muertes si se conectara el tranvía en la Diagonal».

Rojas fue uno de los tres expertos que comparecieron en la comisión municipal. Su estudio calcula el impacto en la salud de las personas que cambiarán coche por tranvía. En marcha tiene otro estudio que analizará el impacto que tendrá en el aire que se dejen de hacer 12.500 viajes en coche al día por la Diagonal. Calcula que hacer más actividad física, puesestima que ir en tranvía obliga al menos a andar 10 minutos al día; reducir el riesgo de accidente, y respirar un aire más saludable (dentro del habitáculo del coche la concentración de partículas contaminantes es más elevada que dentro del tranvía) mejora la salud.

El economista Enric Llarch, en cambio, cuestiona que con una tercera parte de del dinero del tranvía se puede mejorar la red de autobuses e incorporar vehículos eléctricos con el mismo ahorro económico, de tiempo, y ambiental. El ingeniero Andreu Uliet matiza que en el tranvía caben más pasajeros, 222.000 viajeros diarios.