«Despedida de cortesía» entre Mas y Duran en la Generalitat

El líder de UDC, Josep Antoni Duran Lleida, abandona el pasado día 17 la sede de su partido sin hacer declaraciones
El líder de UDC, Josep Antoni Duran Lleida, abandona el pasado día 17 la sede de su partido sin hacer declaraciones

El presidente catalán y líder de CDC, Artur Mas, se ha reunido hoy con el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, en el Palau de La Generalitat, en el que ha sido el primer encuentro entre ambos desde la confirmación de la ruptura de la federación de CiU.

Según han confirmado a Efe fuentes nacionalistas, la reunión ha supuesto una "despedida de cortesía"entre Mas y Duran, después de la ruptura de la federación de CiU tras 37 años de convivencia política.

Está previsto que el próximo lunes el presidente de la Generalitat anuncie la reestructuración del Govern tras la salida de los consellers democristianos Joana Ortega, Ramon Espadaler y Josep Maria Pelegrí, que esta semana han vivido su último pleno del Parlament como miembros del ejecutivo.

CDC ha apostado hoy por que haya dos portavoces en el grupo catalán del Congreso para visualizar la ruptura con UDC y desmarcarse del democristiano Josep Antoni Duran Lleida, quien ha clamado por "recomponer"el catalanismo como única vía para que pueda haber una "consulta legal"en Cataluña.

Una vez rubricado el divorcio de la federación, el coordinador general de CDC, Josep Rull, ha mantenido un almuerzo en un restaurante de Barcelona con los parlamentarios convergentes en las Cortes Generales, informa Efe

Durante el almuerzo, ha pedido al diputado Pere Macias y al senador Josep Lluís Cleries que negocien hasta el martes, como muy tarde, una fórmula para visualizar la división en la federación de CiU en sus respectivos grupos en las Cortes.

De la reunión no ha salido una decisión definitiva, pero tras la misma Rull ha admitido que sería "lógico"que hubiera dos portavoces en el Congreso, uno de CDC y otro de UDC, porque la opción de crear dos grupos nuevos en la Cámara Baja es "técnicamente muy complicada".

En todo caso, ha dejado claro que, sea cual sea la fórmula, quedará "reflejado perfectamente en el funcionamiento ordinario, en los discursos y en la tramitación de iniciativas legislativas"que ya hay "dos proyectos políticos diferentes", el de CDC y el de UDC, que concurrirán por separado a las catalanas del 27 de septiembre.

Rull ha remarcado que en la reformulación del CiU en Madrid no se está hablando de nombres sino de "esquemas", sin querer concretar la afectación de los cambios sobre la figura de Josep Antoni Duran Lleida como presidente del grupo catalán.

En su primera carta semanal a la militancia, Duran no ha comentado la situación en el Congreso, pero sí que ha arremetido contra las formas "inaceptables"de CDC, a la que ha afeado que lanzara un "ultimátum"para una "adhesión"a la independencia sin dejar a los democristianos "ningún margen de movilidad".

Librado ya del independentismo de CDC, Duran ha advertido de no llegará la "consulta legal"que cree que necesita Cataluña para decidir su futuro sin antes "recomponer"el catalanismo.

En este sentido, ha apelado al consenso, no sólo "del catalanismo independentista"sino también de aquel que representa PSC, ICV-EUiA o la propia Unió, es decir, "catalanistas y que sin ser antiindependentistas no vemos la independencia hoy ni posible ni deseable".

Duran ha rechazado la petición de un congreso extraordinario que le ha trasladado el sector crítico de su partido, al que se enfrentará mañana en un Consell Nacional que, entre otros aspectos, tiene que abordar el debate sobre la marca de Unió para las elecciones catalanas del 27 de septiembre. EFE