PSC y PSOE inician contactos para restablecer las relaciones

Navarro señala que ambas formaciones se sentarán a negociar «en unos días»

Navarro destaca que la relación con Rubalcaba es fluído y constante
Navarro destaca que la relación con Rubalcaba es fluído y constante

Los actores implicados en el culebrón socialista quieren poner fin a sus últimos desencuentros en los próximos días. El primer secretario del PSC, Pere Navarro, afirmó ayer que esta semana representantes del PSOE y de los socialistas catalanes volverán a sentarse para negociar un nuevo protocolo de relaciones, «con el ánimo de ir juntos y, sobre todo, de no romper».

Momentos antes de la manifestación celebrada ayer en Barcelona contra el paro y la corrupción, Navarro señaló que las relaciones entre ambas formaciones «están bien» y que el contacto entre él y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, es continuo como lo prueba que el sábado mismo «lo felicitara por una entrevista en un medio de comunicación».

En las próximas semanas deben «rehacer» el protocolo de relaciones y dialogar, y «el modelo territorial tiene que ver con eso», ha dicho. «Ambos defendemos modelos parecidos, porque defendemos el modelo federal», incidió. El ánimo de unos y otros, en su opinión, es el de «dialogar y tender puentes, porque es lo que queremos para Cataluña y para España», añadió.

En términos similares, se explicó la portavoz del grupo socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, que aseguró que la «negociación necesaria» que se establecerá entre las direcciones del PSOE y del PSC estará presidida por «el entendimiento, el respeto mutuo y la voluntad de ambas direcciones de seguir caminando juntos». «Queremos una Cataluña en España y seguir caminando conjuntamente con el PSC», subrayó.

Así se pronunció la socialista en declaraciones a los medios en Valencia, donde avanzó que ya se han iniciado los contactos para poner en marcha esa «renegociación» entre ambas direcciones. Rodríguez recordó que el PSOE y el PSC «llevan una larga trayectoria caminando juntos y construyendo el Estado democrático español», han pasado por «momentos difíciles» en la Transición y ahora, «aunque es un momento difícil», existe la «voluntad clara de seguir juntos, de entendernos».

«Sabemos que es lo mejor para nosotros, para la izquierda, para el socialismo en toda España y también para todos los españoles», recalcó. La unidad del partido, añadió, «contribuye a solucionar el desapego» y la «distancia» entre Cataluña y el resto del país.

La exministra y diputada socialista Carme Chacón, por su parte, se mostró contraria a la división de los socialistas, ya que una ruptura entre el PSC y el PSOE sería trágica para ambos partidos y también para la ciudadanía y apostó por un socialismo unido y fuerte.

Chacón criticó que los gobiernos de derechas están aplicando «políticas neoliberales que estrangulan el crecimiento». A ello, según Chacón, hay que sumar el gobierno de CiU «manejado por ERC» que lanza una ofensiva soberanista para ocultar su fracaso y «dibuja un horizonte idílico asociado a la ruptura con España», lo que divide a la sociedad catalana y crea más incertidumbre sobre el futuro.

Para la exministra, esta situación hace "mas necesaria que nunca"la acción de "una fuerza progresista", de un "socialismo fuerte y unido".