Puigdemont augura que la radio dará pronto la noticia de la independencia

Arrimadas le pide que aparque la obsesión por que los catalanes dejen de ser españoles y se centre en gobernar

Puigdemont se sumó a la fiesta del día de la radio que celebra la Unesco a instancias de España
Puigdemont se sumó a la fiesta del día de la radio que celebra la Unesco a instancias de España

A propuesta de España, desde hace cinco años cada 13 de febrero la Unesco celebra el día mundial de la radio. Este año, el lema era «la radio en tiempos de desastre y emergencia», con el que se quería reconocer el papel de este medio de comunicación en castástrofes humanitarias. La propia Unesco destaca que la radio ha servido para emitir alertas de tsunami en Japón o Chile, información sobre cómo evitar el virus del ébola en Liberia o el contagio del zika en Brasil. «En tiempos de crisis y emergencia, la radio puede ser un hilo de Ariadna para las personas que están atrapadas en una catástrofe o tratan de conseguir noticias. Transmite información que puede salvar vidas», comentó ayer Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas.

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, se sumó ayer a la fiesta de la radio con una charla-entrevista en el programa «El Suplement», de la radio pública catalana. Aunque a diferencia de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena que reivindicó la radio como el primer medio de supervivencia en una emergencia, Puigdemont obvió el contenido de esta edición y se centró en su negociado. A la pregunta de qué noticia todavía no ha escuchado y le gustaría escuchar en la radio respondió: «La escucharemos. La proclamación de la independencia de Cataluña». Y cuando dijo que la escucharemos, en futuro, no hablaba de a largo plazo, pensaba en un tiempo lo suficiente cercano como para que el entrevistador, Ricard Ustrell, siga haciendo su trabajo en Cataluña Ràdio.

Puigdemont habló de la radio como «una estructura clave en la vertebración de un país con lengua propia como Cataluña». Para el president, el hecho de que la radio en catalán sea líder de audiencia demuestra que «el catalán es una lengua es una lengua de cohesión y de punto de encuentro para muchísima gente». También se le preguntó por cómo debería ser la radio pública en la Cataluña independiente, a lo que respondió que debe seguir siendo «una radio de profesionales, hecha para toda la audiencia; una radio que cuando alguien de fuera nos la mira diga que es una buena radio; que tenga el beneficio de la audiencia y de los anunciantes, y que sea capaz de innovar». A esto añadió, para alegría del periodista, que si Cataluña fuera independiente, «la radio pública tendría muchos más recursos, lo que tendrá de disponer de un estado independiente que ahora no tiene».

La líder de la oposición, Inés Arrimadas, chasqueó los dedos e hizo tocar a Puigdemont de pies en el suelo cuando le recordó que Cataluña sigue siendo una Comunidad Autónoma de España, tiene 515.668 parados y una deuda de 68.088 millones de euros que se ha de gestionar.

Arrimadas reprochó al president de la Generalitat que su obsesión «debería ser dejar de ser español, sino solucionar los problemas de los catalanes». Tras participar en una caminata para apoyar a los afectados por la ELA, una enfermedad para la que no existe tratamiento, instó a Puigdemont a estar más cerca de las necesidades de la gente. La líder de Ciutadans emplazó a PP y CDC a dejarse de peleas institucionales como la que ofrecieron en el acto inaugural de la L9, «un ejemplo de mala gestión, porque ha pasado de un presupuesto de 2.000 millones a más de 16.000 millones».