Registran el edificio «okupado» Can Vies en busca de pruebas de una agresión

La Razón
La RazónLa Razón

Por orden judicial, los Mossos d'Esquadra irrumpieron ayer sobre las 6.40 horas en Can Vies, un casa «okupada» en el barrio barcelonés de Sants y tras registrar el edificio durante más de diez horas abandonaron el lugar. La operación nada tuvo que ver con la «okupación» del lugar sino con la denuncia de una agresión que pudo fraguarse, según la instructora del caso, en Can Vies. De hecho, un día antes, el martes, fueron detenidas seis personas en diferentes localidades por participar, supuestamente, en dicho ataque.

El origen de todo debe situarse el pasado 12 de octubre, cuando un grupo de ocho personas fueron atacadas en un bar de la calle Farell de Barcelona por unas quince personas. Los primeros disfrutaban de un aperitivo tras participar en un manifestación convocada en Montjuïc por la plataforma España en Marcha. Los segundos irrumpieron encapuchados y provistos de palos, cadenas, piedras y otros objetos contundentes al grito de «fachas de mierda os vamos a matar». De la trifulca resultaron heridas cuatro personas que necesitaron asistencia médica. Fueron estas personas las que denunciaron los hechos. Y, cuatro meses después, la investigación judicial ha logrado identificar y dar con al menos seis de los supuestos agresores que huyeron del lugar tras el ataque. Se les imputan los delitos de lesiones, con la agravante de motivos de ocio, y de daños.

El registro de Can Vies ha supuesto un paso más en esta investigación. Según la titular del Juzgado de Instrucción número 19 de Barcelona, encargada del caso, la operación policial vino justificada por diferentes pruebas que vinculan a los supuestos agresores en Can Vies. Por un lado, los Mossos d'Esquadra relacionan a los denunciados con la Plataforma Antifeixista de Barcelona que tiene como «centro de reunión habitual», precisamente, Can Vies. Por otro lado, y según el auto de la juez al que tuvo acceso Ep, los detenidos «fueron observados y (grabados) cuando, poco antes del ataque, salían del edificio denominado Can Vies, en inequívoca actitud y conducta de preparación de la acción». En las imágenes «se puede observar cómo se dan indicaciones de la dirección a seguir, se adoptan precauciones para ocultar rostros e indumentarias y se portan barras, palos, piedras y otros objetivos contundentes». Además, «al menos tres de los autores volvieron al interior de Can Vies» tras la agresión. Por todo ello, la juez consideró necesario el registro del edificio «okupado» en busca de más pruebas.