Cataluña

Societat Civil y más entidades apoyan a los hijos de policías

Centenares de personas se concentraron en Sant Andreu de la Barca a favor de la pluralidad

Centenares de personas se manifestaron en Sant Andreu de la Barca, en contra de lo que consideran un «adoctrinamiento escolar», y en reacción por el primer acto que realizó hace dos semanas el conseller de Educación, Josep Bargalló.

Publicidad

Centenares de personas se manifestaron en Sant Andreu de la Barca, en contra de lo que consideran un «adoctrinamiento escolar», y en reacción por el primer acto que realizó hace dos semanas el conseller de Educación, Josep Bargalló. El de nuevo titular del departamento mostró de forma explícita su apoyo a los profesores investigados del IES El Palau de la misma población, que habrían señalado a alumnos hijos de agentes de la Guardia Civil.

La manifestación la promovieron una docena de entidades, entre ellas Societat Civil Catalana (SCC), Coordinadora por Tabarnia, la Asociación Española de Guardias Civiles, Catalanes por la Ley y la Asociación Cataluña por España.

Sirvió la concentración, en una población que cuenta con un importante cuartel de la Guardia Civil, para apoyar a los padres de los alumnos hijos de los agentes. Cuatro de los profesores siguen aún todavía de una investigación por estos hechos. Las denuncias se presentaron después del referéndum ilegal del 1–O.

En la lectura del manifiesto de la convocatoria, los asistentes reiteraron que, a su juicio, hay alumnos que han sufrido agravios por ser hijos de guardias civiles o policías nacionales, por lo que creen que «el actual modelo educativo catalán no reúne los mínimos estándares de neutralidad institucional en una sociedad que se pretende democrática».

Publicidad

Con una buena presencia de banderas españolas y también «senyeras», se repartieron abanicos con ambos símbolos para combatir el fuerte calor. En referencia a los hechos investigados, una de las madres comentó que «fue una experiencia que seguro que no olvidarán en mucho tiempo, ver a sus profesores abusando de su poder para hacer política». Acusó a la administración educativa catalana, a la que acusó de «haber antepuesto el apoyo a la causa nacionalista a la defensa de los derechos de los alumnos».

También reclamaron que la escuela ser «respetuosa con la libertad ideológica y los derechos lingüísticos de todos los ciudadanos”, y criticaron lo que consideraron una “aplicación sectaria del modelo de escuela catalana en lengua catalana».

Publicidad

El portavoz de la concentración, Bartolomé Barba, sostuvo que los hechos sucedidos en El Palau son «solo el detonante de una situación que se vive a diario en cientos de centros de Cataluña», y detalló que «existen denuncias por situaciones similares por 116 casos relacionados con 56 escuelas». Añadió que «se pretende lo que dice la lógica y el sentido común, que la escuela sea neutral, que en la escuela no se acepte simbología partidista sea de la índole que sea y que la escuela sea bilingüe o trilingüe».