Quim Torra: “El compromiso con la autodeterminación no tiene retorno”

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha calificado de ignominiosa la sentencia del 1-O, ante centenares de alcaldes independentistas

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha calificado de ignominiosa la sentencia del 1-O, ante centenares de alcaldes independentistas.

Quim Torra se ha envuelto esta mañana en el mundo local para volver a amenazar con el ejercicio de la autodeterminación. “Nuestro compromiso con ejercer la autodeterminación ya no tiene camino de retorno”, ha asegurado desde el Palau de la Generalitat, donde ha recibido a unos 700 alcaldes independentistas que durante los últimos días han aprobado mociones de rechazo a la sentencia del “procés” en sus ayuntamientos.

Acompañado también por la mayoría de consellers del Govern y el presidente del Parlament, Roger Torrent, Torra ha denunciado la “ignominiosa” sentencia y ha avisado de que no será ningún impedimento para seguir adelante con el proyecto rupturista. “Lo volveremos a hacer. Tozudamente volveremos”, ha asegurado, antes de advertir de que ni la represión, ni las amenazas de un nuevo 155, ni las multas, ni la prisión, ni las “condenas preventivas”, ni ningún requerimiento del Tribunal Constitucional serán suficientes para frenar el camino hacia la independencia.

Asimismo, el presidente de la Generlaitat ha pedido unidad para “acabar el camino” iniciado y ha animado a los alcaldes y a todo el independentismo a seguir. “Solo con el rechazo a la sentencia no basta”, ha asegurado y ha pedido que no “desfallezcan” porque ahora es un “momento clave”.

En el acto también ha intervenido el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que ha pedido a los alcaldes que “empujen” para hacer “inevitable” un referéndum reconocido y, en un mensaje dirigido a Pedro Sánchez, ha rechazado que la crisis política sea un “conflicto entre catalanes”. “Este no es un conflicto entre catalanes porque hoy está la representación de toda una sociedad”, ha asegurado, y ha agregado que Cataluña es un “solo pueblo” en torno “al diálogo, la amnistía y la autodeterminación”.

El uso del Palau de la Generalitat para solemnizar el apoyo de los municipios en manos de alcaldes independentistas a los desafíos secesionistas se ha hecho una costumbre a lo largo del “procés”. En este sentido, el independentismo ya hizo un acto similar en la antesala de la consulta del 9 de noviembre de 2014 y, tres años después, días antes de la organización del 1-O en 2017. En aquella ocasión, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también participó e, incluso, prestó el Ayuntamiento para el acto, aunque esta mañana se ha desentendido -pese a que ayer, el consistorio ya aprobó una iniciativa para rechazar la sentencia-.

El acto, promovido por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM), ha concluido con gritos de “Independencia” y “Libertad presos políticos”.