Política

Torra monta una mesa para el diálogo en un guiño al PSC

Cs y PP se desmarcan de una cita fijada para el 16 de noviembre que el president ha tardado hasta cuatro meses en convocar

El president Torra ayer donando sangre en una sala habilitada dentro del propio Parlament
El president Torra ayer donando sangre en una sala habilitada dentro del propio Parlament

«Tengo buenas noticias para usted». Así se dirigió ayer Quim Torra al líder del PSC, Miquel Iceta, antes de anunciar que organizará en el Palau de la Generalitat el próximo 16 de noviembre una cumbre de partidos para debatir «de fondo» sobre el conflicto en Cataluña.

«Tengo buenas noticias para usted». Así se dirigió ayer Quim Torra al líder del PSC, Miquel Iceta, antes de anunciar que organizará en el Palau de la Generalitat el próximo 16 de noviembre una cumbre de partidos para debatir «de fondo» sobre el conflicto en Cataluña. Una petición que los socialistas llevan solicitando desde principios de julio y reclamando con insistencia durante este otoño.

En principio, y cuando todavía quedan tres semanas para su celebración, sólo se conocen un par de detalles de la cita: será en el Palau de la Generalitat y no en el Parlament; y acudirán todos los presidentes de grupos y subgrupos con representación en la Cámara catalana. Todos menos PP y Ciudadanos, quienes ya se han desmarcado de la iniciativa por «poco transparente» y redundante con el debate territorial que busca el bloque independentista.

«Ha de ser un diálogo serio, honesto, profundo, sobre este país». «Estamos dispuestos a dar todos los pasos posibles y será muy interesante si esta mesa puede servir a todos para profundizar este diálogo», resumió el president Quim Torra sin querer entrar en más detalles.

Desde las filas socialistas insisten en que se trata de una reunión para «ahondar en el diálogo entre los catalanes con el fin de superar la división de la sociedad». La moción aprobada el 5 de julio por Esquerra, Junts per Catalunya, los «comunes» y el PSC –partido que la propuso en el Parlament– ahonda en esta idea y también habla de «constituir un espacio de diálogo sobre todos los grandes temas de país».

Esta cumbre fijada para el 16 de noviembre probablemente coincidirá con la presentación del proyecto de presupuestos en el Parlament, que el president Torra anunció para las «próximas semanas». El PSC, eso sí, parece fuera de la órbita de los independentistas para impulsar las cuentas y sacar adelante una legislatura mermada por la falta de unidad interna. Ayer, el propio Torra se dirigió únicamente a los «comunes» de Ada Colau, a los que emplazó a dar estabilidad al Ejecutivo catalán. «Esperamos largos debates con los ‘comunes’, mediante negociaciones largas, provechosas», aseguró. A las conversaciones no incluyó al PSC pese a que el bloque independentista –especialmente en ERC– esperan que los socialistas no presenten una enmienda a la totalidad del proyecto de presupuestos en el Parlament.

A pesar de la cita fijada para el 16 de noviembre, el PSC reprochó al president que haya pospuesto más de cuatro meses un encuentro con los partidos catalanes y, en cambio, haya impulsado organismos netamente independentistas como el foro constituyente o el consejo para la república que se presentará el próximo martes en el Palau. «Parece que (Torra) se preocupa solo por medio país», reprochó ayer Miquel Iceta en el pleno que se celebró en la Cámara catalana.