Un tiroteo entre clanes rivales por un ajuste de cuentas acaba con 4 heridos

El altercado se ha producido entre clanes gitanos

El tiroteo ocurrió la mañana de ayer en el paseo Urrutia del distrito barcelonés de Nou Barris, y de momento no hubo detenciones
El tiroteo ocurrió la mañana de ayer en el paseo Urrutia del distrito barcelonés de Nou Barris, y de momento no hubo detenciones

Dos de los dañados permanecen ingresados en estado crítico y todos son de la misma familia.

Cuatro personas fueron identificadas ayer por su presunta vinculación con el tiroteo ocurrido durante la mañana del mismo día en el distrito de Nou Barris de Barcelona, tras ser localizadas en Sant Adrià de Besòs.

Lo confirmó en rueda de Prensa para presentar el Informe de las policías locales de Cataluña durante 2017, el conseller de Interior, Miquel Buch. Explicó que como consecuencia del intercambio de tiros hay tres personas heridas muy graves.

La Policía Local de Sant Adrià de Besòs interceptó a un coche sospechoso, y los agentes trasladaron a cuatro personas que viajaban en él a la comisaría de los Mossos d'Esquadra de la misma población, donde se procedió a identificarles.

Según el conseller, las primeras informaciones apuntaban a «una venganza entre grupos», y fuentes consultadas han concretado que puede ser un ajuste de cuentas entre clanes gitanos presuntamente vinculados al tráfico de drogas.

El área de Investigación Criminal (Aic) se hizo cargo de la investigación de este tiroteo, ocurrido en el paseo Urrutia, cerca del Turó de la Peira, cuyo aviso fue a las 10.24 horas.

Por lo tanto, dos de los heridos por arma de fuego permanecían ayer en estado crítico, mientras que el resto estaba uno muy grave y el otro, grave. Los dos primeros están ingresados en el Hospital del Vall d'Hebron, donde efectivos de los Mossos montaron un dispositivo especial para evitar más incidentes. Los heridos son tres hombres y una mujer. Se da la circunstancia de que pertenecen a la misma familia. Concretamente, se trata de un padre, sus dos hijos y una nieta.

A falta de la confirmación, la investigación apunta a que se trata de un enfrentamiento entre clanes gitanos. Se vio implicado un coche de color granate que se dio a la fuga, pero que fue interceptado poco después en Sant Adrià del Besòs por agentes de la Policía Local, con las cinco personas a bordo que más tarde fueron identificadas. A punta de pistola, los agentes obligaron a bajar a los ocupantes. Les cachearon y encontraron armas blancas, pero no de fuego. Significó un contraste con los hechos, ya que el suceso fue un tiroteo, no una pelea. Durante el día de ayer, no se confirmó ninguna detención ni por parte de los Mossos ni por la Policía Local de Sant Adrià del Besòs.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) desplazó hasta cuatro unidades al lugar de los hechos, pero al llegar allí no pudieron atender a los afectados, ya que habían acudido por sus propios medios hasta el citado hospital. Viajaron con un coche conducido por conocidos.