Trias se propone aumentar el parque de viviendas sociales

La Razón
La RazónLa Razón

Desde la llegada de Xavier Trias a la alcaldía de Barcelona el grueso de las críticas sobre su gestión se han centrado en la inacción y en la falta de un proyecto de ciudad. Así las cosas, en el ecuador de la legislatura, el alcalde se ha puesto como objetivo un nuevo modelo para la ciudad que genere crecimiento económico desde el conocimiento, la inteligencia y la atención a las personas que necesitan, por ejemplo, alquileres a precios asequibles.

Después de una gira de cinco días por EE UU, Trias aseguró que el Ayuntamiento se dedicará durante los próximos años «sobre todo a construir vivienda de alquiler a buen precio» y apostó por las soluciones de ciudad inteligente como alternativa de futuro a la burbuja inmobiliaria. Sin cifras ni proyectos concretos, el alcalde echó la vista atrás y señaló, en declaraciones a TV3, que «el modelo al que estábamos abocados, de crecimiento, de esta especie de burbuja en la que estábamos metidos todos, y que nos habíamos creído que hacía avanzar el país, se ha demostrado que no es así». Trias afirmó que la situación de crisis dramática actual se debe a que no se hizo una labor preventiva en época de bonanza, y ha reiterado la equivocación en la gestión del parque de vivienda: «Hemos transformado todo el litoral de Barcelona y no hemos sido capaces de construir vivienda de alquiler a bajo precio».

La isla artificial

En esta línea, el alcalde aseguró que el proyecto para construir un hotel y apartamentos de lujo en una isla artificial frente a Barcelona, presentado por un grupo de inversores, no encaja en el modelo de Barcelona. Trias, sin embargo, reconoció que estudiarán con detenimiento esta propuesta, aunque dejó claro que Barcelona no tiene «ni necesidad ni ganas» de abordar proyectos de esta índole: «Somos la ciudad de la cultura, del conocimiento, de la creatividad, de la innovación, nuestro proyecto va por líneas distintas», apuntó.

El alcalde también ha sido duramente criticado por su actitud de servilismo respecto a la Generalitat y, concretamente, respecto a las deudas contraídas por el gobierno de Cataluña con el Ayuntamiento de Barcelona. Sobre este asunto, el alcalde subrayó que será contundente para exigir a la Generalitat que pague sus deudas con el Consistorio, aunque a su vez reconoció que son conscientes de la asfixia económica de la administración catalana. Por ello, recordó que los partidos que ahora le exigen más firmeza ante la Generalitat son «los que han puesto a la Generalitat en una situación económica imposible, subiendo la deuda de 10.000 a 46.000 millones de euros», en referencia a la gestión del tripartito.

Sobre el debate soberanista, Trias recordó que en la consulta popular que se hizo hace meses en Barcelona él votó a favor de la independencia, aunque reconoció que no sabría decir que votarían los barceloneses dada la complejidad de sus distritos. A su juicio, quizás no votarían por la independencia con un modelo de financiación similar al concierto vasco pero con solidaridad.