Trias sólo logra que ERC apoye unos presupuestos con trasfondo soberanista

La Razón
La RazónLa Razón

Este viernes, en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona toca debatir los presupuestos de la ciudad, que alcanzan los 426 millones de euros. Pero las cuentas parece que no saldrán adelante porque CiU no ha conseguido, por ahora, el apoyo del PP ni del PSC, los dos únicos grupos que le garantizan mayoría. Sólo con que uno de los dos se abstenga, los presupuestos quedarán aprobados, si no se acabarán aprobando después de que el alcalde se someta a una moción de confianza.

El PP, que hasta la fecha había actuado como el socio predilecto de los nacionalistas, en esta ocasión le ha dado la espalda a Xavier Trias, de quien se ha distanciado por culpa de la tensión que acompaña al proceso soberanista.

El plante de los populares coincide con el cambio de alianzas en el Parlament de Cataluña esta legislatura. Artur Mas sacó adelante sus primeros presupuestos como president de la Generalitat gracias al apoyo de los de Alicia Sánchez-Camacho, pero después de convocar elecciones anticipadas para legitimar la convocatoria de una consulta soberanista y firmar un pacto de estabilidad con ERC, para sacar adelante los presupuestos de 2014 ha contado con el apoyo de los republicanos. En Barcelona ha habido el mismo movimiento. Trias ha pactado las cuentas con la coalición que forman ERC y el partido de Joan Laporta, Unitat per Barcelona (UxB). Jordi Portabella explicó ayer que ha pactado con el gobierno de Trias que los precios públicos del Ayuntamiento de Barcelona no suban por encima del IPC en 2014. Esto es que aumentarán como mucho un 1,5 por ciento, un porcentaje por debajo de lo que prevenían los presupuestos municipales inicialmente.

Según explicó Portabella, esto se traduce en una rebaja fiscal para los barceloneses de unos 750.000 euros en total. El acuerdo con UxB afecta a las subidas de los precios de las guarderías, las escuelas de música, el Bicing o el Zoo.

Alberto Fernández, que presentó unos presupuestos alternativos, avisó de que nueve de los diez distritos rechazarán las cuentas. El PSC, inmerso en las primarias, no está por la labor de apoyar a Trias rechaza también el pacto que califica como «una extensión del acuerdo en el Parlament».