Un incendio calcina una decena de coches y afecta a otros 17 en Esplugues

Los Mossos abren una investigación para determinar las causas del fuego y determinar si fue o no accidental

Una treintena de coches quedaron afectados por un incendio que se desató ayer de madrugada en la calle Carme de Esplugues de Llobregat
Una treintena de coches quedaron afectados por un incendio que se desató ayer de madrugada en la calle Carme de Esplugues de Llobregat

Resulta difícil creer que en menos de dos semanas cerca de 70 vehículos se hayan quemado por causas accidentales en el área metropolitana de Barcelona. Pero las casualidades existen y los pruebas extraídas parecen confirmarlo.

El suceso más reciente ocurrió ayer en Esplugues de Llobregat, donde un incendio afectó a más de 30 vehículos. A las 4.13 horas de la madrugada los Bomberos de la Generalitat recibieron el aviso de que había varios coches ardiendo. Hasta el lugar de los hechos se trasladaron cuatro dotaciones del cuerpo de emergencias que después de varios minutos remojando la zona consiguieron apagar las llamas de una decena de vehículos que quedaron totalmente calcinados. Otros 17 coches que estaban aparcados en la zona resultaron afectados por el fuego, las llamas y las altas temperaturas.

Afortunadamente nadie resultó herido. Los Mossos han iniciado una investigación para intentar averiguar en qué vehículo se originó el incendio, si fue de forma accidental y cómo se extendió al resto de coches.

El otro accidente ocurrió el pasado 26 de enero en las inmediaciones del Park Güell. En la avenida Coll de Portet, en el barrio de la Salud,un coche empezó a arder de forma fortuita y las llamas se propagaron a los vehículos contiguos, incluso llegaron al cuadro eléctrico y acabaron con la puerta del parque que, afortunadamente, carecía de valor artístico. Una vez que los Bomberos sofocaron el fugo, los Mossos pudieron contabilizar 17 automóviles totalmente calcinados y 23 más afectados por el siniestro. La investigación posterior determinóque el fuego se inició en la parte posterior de uno de los vehículos y que se produjo un vertido de gasolina que, debido a la pendiente de la calle, fue bajando en dirección al resto de coches que acabaron también en llamas.